Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander gana un 36% más, aunque cae su actividad en España

El resultado ordinario se incrementa un 17%,1 hasta septiembre

El consejero delegado del Banco de Santander, José Antonio Álvarez
El consejero delegado del Banco de Santander, José Antonio Álvarez. EFE

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto ordinario de 5.106 millones entre enero y septiembre de 2015, un 17,1% más, gracias a los mayores ingresos y al impacto favorable de los tipos de cambio, sobre todo por la apreciación de la libra y el dólar. que superó la apreciación del real. Con extraordinarios, el beneficio neto total aumenta un 36%, hasta 5.941 millones gracias a una ganancia de 835 millones de euros que proceden de unas provisiones que han quedado liberadas, tras resolverse el contencioso que mantenía la filial brasileña con la Seguridad Social del país.

Los países más fuertes fueron Reino Unido, que aportó el 22% del resultado, Brasil, el 19% y España el 13%. Sin embargo, el banco admitió que los ingresos en España cayeron un 2%. “España ha estado peor de lo que esperábamos”, dijo José Antonio Álvarez, consejero delegado, que avanzó que los tipos de los préstamos ya no bajarán más.

El Santander sigue aplicando una política clásica y difícil de cumplir: elevar los ingresos comerciales y controlar los costes, al tiempo que rebaja las altas dotaciones que aplicó en la crisis financiera, que intenta dejar atrás. El crédito a la clientela creció el 7,6%, hasta los 777.020 millones de euros, mientras que los depósitos se elevaron el 3,5% y sumaron 669.236 millones. La morosidad sigue cayendo: en septiembre pasado era del 4,5%, 0,90 puntos menos que hace un año. El resultado de esta estrategia es una cuenta de resultados con crecimiento en todos los márgenes, entre los que destaca el financiero, que mide el resultado del negocio puramente bancario, que subió un 11%.

El objetivo más difícil

La entidad va cumpliendo sus objetivos marcados para 2018 en rentabilidad y liquidez, si bien le falta alcanzar la ratio de capital prometido para diciembre de este año, el 10% de CET 1 fully loaded, como se conoce en la jerga financiera, situado ahora en el 9,85%. En cuanto al beneficio por acción (BPA), el Santander prometió al inicio del año que subiría, al menos, el 10% en 2018. Hasta septiembre, el BPA ha caído un 5%, si se tiene en cuenta el resultado ordinario. José Antonio Álvarez admitió que este era uno de los objetivos más difíciles porque, al mismo tiempo, han dicho que crecerá el balance del banco. “Otros competidores elevan el beneficio por acción reduciendo el banco. De todas formas, vamos a lograr nuestro objetivo”, señaló. Ayer la acción del Santander cayó un 2,29%.

Álvarez admitió que España ha marchado “peor de lo esperado, con un descenso del 2% en los ingresos”, el único país con caída de los 10 en los que está el grupo, junto con Polonia. El banco contaba con elevar los préstamos en España pero la fuerte competencia y la débil demanda hipotecaria lo han impedido. El consejero delegado admitió que las Administraciones Públicas piden menos préstamos, porque se pueden financiar con el Gobierno, y los créditos a las empresas apenas han crecido. Todos los márgenes de la cuenta en España descienden, aunque, con la caída de las provisiones, el beneficio se eleva hasta los 883 millones, un 64% más.

Tanto Álvarez como José García Cantera, director financiero y único ejecutivo que no lleva la corbata roja corporativa en las presentaciones de resultados, apuntaron el final de las rebajas en los precios de los créditos, al menos con la fuerza con la que lo han hecho hasta ahora.

Para 2016 apuestan por un crecimiento del negocio en España, “salvo que el marco [político] sea altamente inestable, que no lo veo a corto plazo”, dijo Álvarez. Sobre la Cuenta 1,2,3, dijo que captan 1.000 nóminas al día y que el producto va mejor de lo previsto.

El mercado está pediente de la evolución de Brasil, un país clave para el Santander, ya que es del que recibe más ingresos (8.643 millones) y obtiene el 19% del beneficio. En Brasil, el beneficio neto aumentó el 22%, hasta los 1.315 millones de euros, con un incremento del 9% de los ingresos y del 5% en los costes. Allí, el crédito aumentó el 16% y los recursos, el 15%. Álvarez afirmó que los inversores “han sobrerreaccionado con los problemas de este país. Nos volverá a dar grandes alegrías, aunque tiene pendiente un ajuste”.

En Reino Unido, la entidad ganó 1.496 millones de euros, el 28 % más, con un incremento del 4% en los ingresos y una caída del 74 % en las provisiones, mientras que el crédito y los recursos se elevaron el 5%.

Mientras tanto, la entidad sigue con el foco en el crecer sin hacer compras: dijo que ha captado más de 400.000 clientes vinculados (un 7% más), y más de 700.000 digitales, (un 11% más).

Más información