Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca alerta del riesgo de trabajar con baja rentabilidad

Las entidades creen que el exceso de regulación y capital pueden frenar los créditos

Luis Maria Linde, gobernador del Banco de Espana, y Jose Maria Roldan, presidente de la Asociacion Espanola de Banca, durante el encuentro.
Luis Maria Linde, gobernador del Banco de Espana, y Jose Maria Roldan, presidente de la Asociacion Espanola de Banca, durante el encuentro. EL PAÍS

Desde José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), a los directivos de las principales entidades, Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Santander; Cristina de Parias, directora de España de BBVA; Juan Alcaraz, director general de CaixaBank; Francisco Gómez, consejero delegado del Popular; Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, y José Sevilla, consejero delegado de Bankia, coincidieron en que la baja rentabilidad del sector es el gran reto y la principal amenaza.

Las intervenciones de todos en el VI Encuentro Financiero estuvieron precedidas por unas palabras de Francisco Uría, socio del sector financiero de KPMG, que comentó los desafíos que suponen convivir con bancos con baja rentabilidad.

La primera causa de esta situación es la persistencia de los bajos tipos de interés, tanto los de corto como los de largo plazo, así como las fuertes exigencias regulatorias que elevan el capital y encarecen los activos que se consideran recursos propios de primera categoría.

"Un desafío titánico"

Desde la patronal, Roldán apuntó que el “desafío que tienen por delante los bancos españoles continúa siendo titánico”. En su opinión, su mayor esfuerzo debe ser “mejorar la rentabilidad de los recursos propios (ROE) y remunerar adecuadamente a los accionistas, para lo cual es necesario perseverar en la reducción de los costes, perfeccionar las provisiones de las carteras y mantener los márgenes en un entorno adverso”

Los banqueros pidieron frenar esta “hiperregulación”, como apuntó Gómez, del Popular, porque creen que frena la capacidad de dar créditos a la economía. Reclamaron a los diferentes supervisores y reguladores que hicieran el esfuerzo de calcular lo que supone asumir todas las normas que unos y otros establecen, porque esa carga agregada es lo que debe asumir cada entidad.

Los banqueros coincidieron en que este escenario de bajos tipos les debilita los márgenes de la actividad típica y su prolongación en el tiempo resta las plusvalías de las operaciones financieras que han contribuido a equilibrar el resultado en los últimos ejercicios.

José Sevilla, de Bankia, comentó que la única defensa ante esta situación era bajar las provisiones como consecuencia de que ha mejorado la calidad del riesgo en los créditos, al tiempo que se elevaba la eficiencia por el ahorro de costes.

La directora de BBVA en España, Cristina de Parias, calculó que los cinco grandes bancos españoles han elevado su cuota de mercado del 40% al 60% tras la crisis. Y no descartó más fusiones “porque la cuota es clave” y por la baja rentabilidad del negocio de algunos competidores. En la misma línea se manifestó Alcaraz, de CaixaBank, que dijo estar dispuesto a estudiar más operaciones. Guardiola, del Sabadell, comentó que tras el fuerte crecimiento, “ahora el objetivo es la rentabilidad”. Y todo esto, adaptándose a la banca digital, cuyas inversiones todavía resultan difíciles de rentabilizar.

Más información