“Quiero mejorar la vida de los que se mueven en silla de ruedas”

Tras un accidente de moto, Pau Bach montó una empresa para comercializar un triciclo eléctrico para personas con discapacidad

Pau Bach, fundador de la empresa Batec Mobility.
Pau Bach, fundador de la empresa Batec Mobility.

A los 18 años Pau Bach sufrió un accidente de moto que le dejó en silla de ruedas. Hoy tiene 37 y su empresa Batec Mobility, que fabrica piezas que se acoplan en la parte delantera de las sillas de ruedas y las convierte en triciclos eléctricos, factura tres millones de euros al año y su producto se comercializa en 23 países. Bach, que se declara amante de las motos y las bicis, comenzó a imaginar cómo podría ser más autónomo, qué podría inventar para moverse libremente por su ciudad, Barcelona, y por el resto del mundo. Se le ocurrió diseñar un aparato que consta de una rueda, un manillar y un motor eléctrico con una autonomía de 35 kilómetros y con capacidad para circular a 20 kilómetros por hora.

Su creación le permitió recorrer la Toscana o Florencia y una vez que finalizó sus estudios de informática decidió montar su propia empresa, donde el 50% de los 35 trabajadores tiene discapacidad. “Quiero transformar la vida de los que, como yo, se mueven en silla de ruedas. Este aparato te permite vivir de otra forma, pasear por todo tipo de paisajes, no solo por la ciudad. Te convierte en todoterreno”, afirma Bach. Esta handbike, nombre comercial del producto, permite subir escalones de 10 centímetros.

La semana pasada, su proyecto le valió el galardón Somos Conciliadores, enmarcado en los premios Somos Empresa, organizados por el Banco Popular con la colaboración de El País y la Cadena Ser para reconocer la capacidad de los emprendedores españoles de inspirar, crear valor y generar oportunidades.

Los hermanos Agustín Lazpiur y Miguel Lazpiur.
Los hermanos Agustín Lazpiur y Miguel Lazpiur.

Otro de los premiados fue el grupo Lazpiur, dentro de la categoría Somos Inspiración. Fue el abuelo de Miguel Lazpiur quien en 1914 levantó el grupo guipuzcoano Lazpiur. El embrión del actual grupo, dedicado a la fabricación de maquinaria y piezas de automoción, fue la producción de calzado, unos 70.000 pares al año. Más tarde, su padre sustituyó los zapatos por clavos y con la llegada de la tercera generación, los hermanos Miguel y Agustín Lazpiur, comenzó el diseño de máquinas industriales. “Por necesidad no pude ir a la universidad, me puse a trabajar muy joven”, cuenta Miguel, de 73 años. Las horas de trabajo no le alejaron de su sueño, y por las noches estudiaba las materias de la carrera de ingeniería mecánica en su casa. Todavía hoy lo hace.

Su compañía, que exporta a 25 países y suma un centenar de trabajadores, se sometió hace unos años a un proceso de renovación. Entre otras medidas, se analizó a cada empleado para conocer sus potencialidades y motivaciones y se les reubicó en su cargo. “Probablemente mi abuelo pensaría que la inteligencia emocional y el mundo de la empresa son incompatibles. De ahí mi ilusión porque Lazpiur viva 100 años más, no sabemos el grado de evolución al que podemos llegar”, asegura Miguel. Su hija Jone, de 40 años y administradora financiera de la compañía, es ya cuarta generación.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Además, la empresa Onyx Solar recibió el galardón Somos Sostenibles. Un espacio con vistas al cielo y energéticamente autosuficiente. Esa es la máxima de Onyx, una empresa dedicada a la fabricación de materiales fotovoltaicos de vidrio transparente para su integración en edificios en modo de fachada, ventanas o cubierta. Sus soluciones reemplazan materiales de construcción convencionales como la cerámica por otros con propiedades fotovoltaicas con el objetivo de que los edificios generen por sí mismos energía limpia y gratuita.

Álvaro Beltrán, cofundador de Onyx Solar.
Álvaro Beltrán, cofundador de Onyx Solar.

Todo ello gracias al sol. Las soluciones que ofrece esta empresa, con más de 300 proyectos en 30 países, son desarrolladas por un equipo multidisciplinar compuesto por físicos, arquitectos e ingenieros que consideran prioritario tanto la técnica como el diseño. Los materiales empleados mejoran el rendimiento energético de los inmuebles, incrementan su aislamiento térmico y reducen sus necesidades energéticas. “Estas medidas hacen posible que con el paso del tiempo se dé un excelente retorno de la inversión”, señalan en la web de la compañía, que crea soluciones personalizadas en función del tamaño, grosor, color o cualquier preferencia del cliente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS