HP despedirá hasta 30.000 empleados por su segregación

El ajuste de plantilla afectará principalmente a la futura empresa de servicios y sistemas para corporaciones

Entrada a la sede de Hewlett-Packard en Palo Alto
Entrada a la sede de Hewlett-Packard en Palo AltoPaul Sakuma (AP)

La separación del negocio de ordenadores personales de Hewlett-Packard de los servicios y equipos para empresas se llevará por delante hasta 30.000 empleos más. La cifra la cuantifica ahora la compañía de Palo Alto casi un año después de anunciarse la partición y se suma a los despidos ya anunciados. La tecnológica estadounidense justifica la medida como necesaria para conseguir ahorros en sus operaciones.

El ajuste afectará al 10% de la plantilla, aunque el grueso se concentrará en la nueva compañía dedicada a empresas de acuerdo con la nota publicada al cierre de Wall Street. Meg Whitman, la presidenta ejecutiva de la todavía HP, asegura que este recorte permitirá que la sociedad que emerja del proceso de transformación sea más competitiva y tenga una estructura de coste que pueda mantener. Dice, además, que será el último.

Los empleados de HP llevan años sometidos a intensos ajustes en la plantilla. La segregación de estas dos divisiones en compañías independientes se espera esté completada para final de este año. Es un proceso que llevaban reclamando desde hace tiempo los inversores, para que el negocio de ordenadores personales e impresoras no siguiera lastrando el que se dirige a las corporaciones.

Con el último recorte, HP espera lograr ahorros de 2.700 millones de dólares. El programa estratégico presentado por Whitman cuando tomó las riendas de la multinacional hace tres años contemplaba que 2015 sería el momento en el que la compañía empezaría a crecer, culminado el proceso de estabilización de sus diferentes negocios. Desde que se puso en marcha el plan se anunciaron cerca de 55.000 despidos.

HP está siguiendo así los pasos de IBM, que decidió vender el negocio de ordenadores personales a la china Lenovo para concentrarse en las empresas. La compañía es, además, uno de los más claros ejemplos de las dificultades por las que atraviesan los viejos dinosaurios de Silicon Valley tras la brusca caída de las ventas de ordenadores por la irrupción de los dispositivos móviles.

HPE, la sigla con la que se conocerá en Wall Street la división de empresas tras la separación, cotizará como una compañía independiente a partir previsiblemente del 1 de noviembre. En la actualidad representa la mitad de sus ingresos. El cambio será radical para una empresa que está considerada como el germen de lo que hoy se conoce como Silicon Valley, la capital tecnológica de EE UU y del mundo.

Leo Apotheker ya planteó esta posibilidad en 2011, unos meses antes de renunciar al cargo de consejero delegado y cederle la gestión de la sociedad a Meg Whitman por la controvertida compra de Autonomy. Pero los inversores siguen teniendo dudas. De hecho, su valoración bursátil cayó en un tercio en lo que va de año, con la acción pagándose a algo más de 27 dólares antes del anuncio del recorte de plantilla.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS