Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat lanzará cuatro modelos en los próximos dos años

La marca española anuncia la inversión de 3.300 millones de euros hasta 2019

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a los directivos de Seat hoy en Martorell. Ampliar foto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a los directivos de Seat hoy en Martorell.

Seat dispone de 3.300 millones de euros para invertir en sus instalaciones de Martorell (Barcelona) en los próximos cinco años. Lo anunció ayer su presidente, Jürgen Stackmann, quien explicó que buena parte de esa inversión la utilizará la marca para lanzar cuatro nuevos modelos en dos años para completar su oferta. Desde la marca española de Grupo Volkswagen evitaron concretar qué segmentos de coches renovará y solo confirmaron lo que ya se sabía: el próximo año se pondrá a la venta el primer modelo todocamino de Seat.

Seat lleva meses preparando el lanzamiento de su primer todocamino (SUV), que se presentará el próximo mes de marzo en el salón de Ginebra y se empezará a comercializar durante el segundo trimestre de 2016. Era su gran baza para consolidar el camino hacia los beneficios, tras lograr colocar al León como su líder de ventas el pasado año y dejar de depender del Ibiza. Pero Stackmann fue ayer más allá al anunciar que en el plazo de dos años Seat lanzará cuatro nuevos modelos, aprovechando la visita del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al Centro Técnico de Seat, que este año cumple su cuarenta aniversario.

El máximo responsable de Seat se negó a detallar el segmento de los nuevos productos y dónde se fabricarán. Se limitó a afirmar que “estos modelos forman parte de un ambicioso plan para seguir fortaleciendo la marca e impulsando las ventas”. Los nuevos lanzamientos son la concreción de los 3.300 millones de euros que Grupo Volkswagen destinará a Seat en los próximos cinco años, lo que supone un incremento del 40% respecto al último lustro. Esa inyección de recursos forma parte de los 4.200 millones de euros que Grupo Volkswagen prevé invertir en España hasta 2019, tal y como el vicepresidente de compras del grupo alemán, Francisco Javier García Sanz, comunicó en mayo pasado aprovechando otro encuentro con Rajoy.

El primer modelo que verá la luz será el formato intermedio de la familia de los SUV que plantea lanzar Seat en lo que queda de década. A este previsiblemente se le añadirá un nuevo Ibiza, que estaba previsto renovar totalmente en 2017 o 2018, y otro miembro de los todocaminos, siendo el de menores dimensiones el que tiene mayores probabilidades, según fuentes consultadas. Seat quiere aprovechar que el de los SUV es un segmento con mucho tirón en Europa, con las ventas en continuo crecimiento. La gran incógnita se encuentra en cuál será el cuarto candidato que se pueda lanzar hasta 2017.

Los 3.300 millones de euros de inversiones previstos representan un salto importante. Esos recursos irán destinados al Centro de Diseño —donde se desarrollan los modelos que están en la plataforma de lanzamiento de la marca— y a equipos e instalaciones en la fábrica de Martorell, que actualmente produce medio millón de vehículos, la mayor cifra de los últimos trece años, según recordó ayer Stackmann. “Juntos afrontaremos los proyectos de futuro con más fuerza”, afirmó el presidente de Seat ante Rajoy, quien también escuchó de García Sanz que “España es un país clave en la estrategia del grupo y el aviso de que hay seguir haciendo reformas —hay que seguir sudando la camiseta y seguir siendo valientes—”, le dijo.

El anuncio de Stackmann es una buena noticia para la cuenta de resultados de la compañía, que podrá vender modelos con más valor añadido y más caros. El presidente de la marca evitó responder a la pregunta sobre dónde se fabricarán los nuevos vehículos, si bien Seat mantiene que la inyección de recursos irá a su centro técnico y a mejorar las instalaciones de la fábrica. Es conocido que el primer SUV de la enseña española se ensamblará lejos de la planta barcelonesa, ya que asumirá esa producción una planta checa de Skoda. Los trabajadores de la compañía esperan la decisión que pueda tomar en noviembre el consejo de Presidencia del Grupo Volkswagen. En ese encuentro se decidirá si en la planta catalana se fabrica el Audi A1 y, en ese caso, si mantendrá la producción del Audi Q3, el modelo que permitió subir de categoría a la fábrica de Seat.

“Lo más importante es que hay una decidida voluntad de seguir trabajando en futuros modelos”, dijo Rajoy tras conocer el anuncio de Stackmann. El presidente del Gobierno volvió a destacar el esfuerzo realizado por el sector de la automoción para salir de la crisis. Los que no acabaron contentos con Rajoy fueron los miembros del comité de empresa de la planta, quejosos porque el presidente del Gobierno no quiso reunirse con ellos. Además, denunciaron que Rajoy había utilizado el anuncio políticamente.

Más información