Un banco chino copia el nombre de Goldman Sachs para hacer negocio

La entidad utiliza la misma denominación que el banco de inversión norteamericano

Empleados de Goldman Sachs en Wall Street.
Empleados de Goldman Sachs en Wall Street.Peter Foley (Bloomberg)

China ha sido acusada de piratear películas, bolsos, rolex e incluso coches. A esa lista se puede añadir ahora Goldman Sachs.

Goldman Sachs Financial Leasing Co., con sede en Shenzhen, opera en la ciudad fronteriza con Hong Kong utilizando un nombre prácticamente idéntico al del banco de inversión con sede en Nueva York, cuya denominación oficial es Goldman Sachs Group Inc.

La empresa china se presenta en su web como una de las mayores entidades financieras que concede préstamos de la ciudad. La empleada que responde el teléfono en la sede de Shenzhen evita dar su nombre, dice que no tienen ninguna relación con el banco norteamericano y no sabe el origen del nombre del banco. Es la primera vez que le preguntan eso, asegura.

Más información
La puerta pequeña de lo falso
China también falsifica las tiendas de Ikea
Descubiertas en China tiendas falsas de Apple
Nuestra vida falsificada

Los archivos del Gobierno de Shenzhen indican que la firma se creó en mayo de 2013. La compañía utiliza los mismos caracteres chinos, gao sheng, que usa la verdadera Goldman Sachs en el país asiático, y el tipo de letra que usa es muy similar a la de la entidad estadounidense.

Connie Ling, portavoz de Goldman Sachs en Hong Kong, confirma que no hay ninguna relación entre el banco de inversión norteamericano y la compañía de Shenzhen, y dice que Goldman está estudiando tomar medidas.

No es el único banco que ha visto como se apropiaban de su nombre con descaro. En un ejemplo aún más extremo, un hombre de 39 años, habitante de la provincia oriental de Shangdong, fue arrestado a comienzos de este mes por abrir una falsa sucursal del China Construction Bank con cajeros y lectores de tarjeta de crédito incluidos, según la agencia de noticias Xinhua.

La existencia del Goldman Sachs de Shenzhen salió a la luz gracias a una carta enviada por el sindicato de un casino estadounidense a las autoridades chinas. La misiva la dirigieron al máximo responsable de la comisión disciplinaria del Partido Comunista Chino, Wang Qishan, que encabeza la mayor investigación anticorrupción en décadas.

Lavado de dinero

La carta pide al Gobierno chino investigar a la falsa Goldman Sachs, y dice que se trata de una compañía de servicios financieros ligada al grupo de compañías del juego controladas por la familia de Cheung Chi-tai. Implicado en al menos otros dos litigios por lazos con organizaciones criminales, Cheung está a la espera de ser juzgado en septiembre.

Cheung es una figura prominente en Macao, donde facilita préstamos a importantes corredores de apuestas en el único territorio de China donde el juego es legal. Los beneficios de los casinos han caído como consecuencia de las investigaciones anticorrupción emprendidas por las autoridades chinas.

El sindicato está tratando de que China y los reguladores norteamericanos investiguen a Macao, donde casinos norteamericanos como Las Vegas Sands tienen importantes intereses, por lazos con el crimen organizado y el lavado de dinero.

Según el sindicato, la falsa Goldman Sachs, cuya web dejó de estar operativa el miércoles, está controlada por una empresa ligada al negocio del oro sin relación con el banco de inversión. "No es el primer caso de ciudadanos y organizaciones chinas que registran una marca que ya existe", afirma Pinsent Masons, abogado de un bufete de Hong Kong.

Si la historia sirve para algo, Goldman no tiene muchas posibilidades de evitar la apropiación de su nombre. La leyenda del baloncesto Michael Jordan perdió un caso contra una firma china de ropa deportiva que usó una versión china de su nombre.

Empresas como Ikea ya han sufrido en carne propia la copia de algunas de sus tiendas. Apple, además de sufrir una falsificación de sus tiendas en China, tuvo que pagar 60 millones de dólares para cerrar una disputa con una compañía china que vendía tabletas bajo el nombre de iPad en 2012. "Es muy complicado para una empresa extranjera convencer a la justicia china de que se han infringido los derechos de marca registrada", afirma Haswell.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS