Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indra presenta unas pérdidas récord de 436 millones hasta junio

La firma tecnológica aumentó la plantilla en 1.066 personas en España en el último año pese al ERE previsto

Indra registró unas pérdidas récord de 436 millones de euros en el primer semestre de 2015, frente al beneficio de 60 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por la revisión de proyectos y el deterioro de activos tras la revisión de las cuentas que ha emprendido el nuevo equipo directivo que preside Fernando Abril-Martorell

La firma tecnológica ya avisó en la presentación del plan estratégico el pasado 8 de julio que en el conjunto del año afloraría unas pérdidas extraordinarias de 395 millones. El grueso de esos números rojo se ha cargado en el segundo trimestre del año, debido a unos efectos no recurrentes por importe de 422 millones de euros, de los que 266 millones se deben a provisiones, deterioros y sobrecostes de proyectos, mientras que el impacto negativo por el deterioro de fondos de comercio ascendió a 101 millones de euros, y el resto a otros conceptos.

De este importe total, sólo tendrían impacto en caja 89 millones de euros, de los cuales 35 millones de euros impactarían antes del 31 de diciembre de 2015, quedando el resto distribuidos en los próximos ocho ejercicios, ha explicado la compañía.

La cifra de contratación del grupo tecnológico en los seis primeros meses del año alcanzó los 1.583 millones de euros, lo que supone una caída del 4% en términos reportados, mientras que las ventas se situaron en 1.409 millones de euros, un 5% menos respecto al primer semestre de 2014. La deuda neta se sitúa en 825 millones de euros a 30 de junio frente a los 663 millones del cierre de 2014.

Al cierre del primer semestre de 2015, la plantilla total está formada por 38.995 profesionales, lo que supone un crecimiento del 5% con respecto al año anterior, destacando el crecimiento de España (+5%) y Asia, Medio Oriente y África (+16%). En España, la plantilla creció en 1.066 trabajadores respecto a hace un año debido al “inicio de algunos proyectos de servicios intensivos en recursos”.

La empresa tiene en marcha un proceso de despido colectivo para 1.850 empleados en España. Los sindicatos han convocado para este viernes, día 31, una jornada de huelga en todos los centros españoles en respuesta al ERE, cuyo periodo de consultas culmina su plazo legal el próximo 6 de agosto.