Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair acepta la oferta de IAG sobre la aerolínea irlandesa Aer Lingus

La decisión despeja el camino para que la opa lanzada por el grupo de Iberia tenga éxito

Un avión de Aer Lingus en el aeropuerto de Barcelona
Un avión de Aer Lingus en el aeropuerto de Barcelona

El consejo de la aerolínea irlandesa Ryanair ha decidido aceptar la oferta lanzada por IAG sobre el 100% del capital de la también irlandesa Aer Lingus. Esa decisión despeja el camino para que el grupo IAG, que controla British Airways, Iberia y Vueling, tenga éxito en la opa que lanzó en mayo. Ryanair era la clave de la compra, porque es propietaria del 29,8% de los títulos. Sin su luz verde la operación estaba condenada a quedarse atascada.

Aer Lingus está valorada en 1.400 millones de euros y Ryanair tiene el 29,8% de las acciones

La compra de Aer Lingus permitirá a IAG aumentar su capacidad transatlántica con un nuevo hub o centro de conexiones en Dublín. El grupo, que nació en 2011 con la fusión de British Airways e Iberia, sumará su cuarta aerolínea, tras absorber en 2013 también a Vueling. La compra de Aer Lingus está valorada en total en 1.400 millones de euros. La participación de Ryanair, en cerca de 415 millones de euros. "Creemos que la oferta es razonable en el contexto de mercado actual y planeamos aceptarla en beneficio de los accionistas de Ryanair", ha dicho el presidente de la compañía, Michael O'Leary. 

La llave que faltaba en la opa

La compra de IAG sobre Aer Lingus estaba condicionada a la aceptación por parte de la compañía que dirige Michael O'Leary y a la del Estado irlandés, que tiene otro 25% de las acciones. Con el Gobierno irlandés ya negoció antes de lanzar la opa y logró garantizar su apoyo. Para lograrlo, el grupo de Iberia se pasó meses tratando de convencer al Ejecutivo del país de que cuando controlara Aer Lingus no eliminaría rutas ni conexiones con Irlanda ni usaría sus espacios de aterrizaje en Heathrow (Londres) para favorecer a British Airways.

Una vez puso sobre la mesa suficientes garantías como para convencer a Irlanda, IAG lanzó en mayo una OPA sobre la empresa. El cabo suelto, sin embargo, seguía siendo Ryanair. Su presidente no había querido mostrar sus cartas en estos meses, pese a conocer perfectamente las intenciones de IAG, que había ofrecido 2,55 euros por título.

La participación de Ryanair vale más de 415 millones de euros. Sin embargo, en diferentes ruedas de prensa, O'Leary había evitado decir si la oferta le parece o no suficiente, señalando que todavía no había visto la oferta oficial de IAG, y hasta que no la tuviera, no la valoraría.

Una cuestión de orgullo para Ryanair

Para la aerolínea de O'Leary, además, aceptar vender sus acciones en Aer Lingus tiene un componente casi personal que podía haberle llevado a pelear más: Ryanair fracasó a la hora de realizar la misma compra que ahora parece al alcance de IAG. Bruselas le impidió hacerse con su competidora irlandesa, por motivos de competencia, tras llevar a cabo tres intentos de fusión.

Bruselas, apunto de dar el visto bueno pero con condiciones

REUTERS

Ryanair votará a favor de la operación de venta de Aer Lingus a IAG la semana próxima, suponiendo que las autoridades europeas también autoricen la operación. Fuentes cercanas a la negociación, citadas por Reuters, aseguran que el próximo 15 de julio las autoridades de la competencia de Bruselas sí que permitirá la compra, aunque supeditada a algunas concesiones por parte de IAG. "Incluirán la entrega de algunos slots [derechos de aterrizaje y despegue] aeroportuarios en Londres", así como ajustes en conexiones, avanza la misma fuente.

Pese a todo, Ryanair ha decidido aceptar finalmente la oferta, en la que logrará unas pequeñas plusvalías, y con eso el éxito de la compra del 100% de Aer Lingus está casi asegurado.

"La venta de nuestra participación es oportuna, dado que nuestra estrategia original para Aer Lingus (usarla como una marca de precio medio para competir con las compañías de bandera en los aeropuertos primarios) se ha visto superada por la implantación de nuestra exitosa estrategia desde septiembre de 2013 llamada Always Getting Better, en la que nuestra marca ha tenido éxito accediendo a muchos de los aeropuertos principales de Europa, ha sido recompensada con un fuerte crecimiento de nuestra red, el tráfico, el factor de ocupación y la rentabilidad, y manteniendo nuestras tarifas bajas y nuestra puntualidad alta", asegura en un comunicado Michael O'Leary.