Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anuncios por 20 céntimos

Un profesor crea en Cuenca una empresa que acerca el marketing digital a las pymes

Miguel Vindel, fundador y consejero delegado de Playthe.net y Amaranto.
Miguel Vindel, fundador y consejero delegado de Playthe.net y Amaranto.

¿Montar una empresa tecnológica en Cuenca? Muchos fueron los que tacharon de loco a Luis Miguel Vindel, fundador y consejero delegado de Playthe.net y Amaranto, cuando dijo que dejaba un trabajo fijo, bien remunerado y con buenas perspectivas de promoción en una empresa que facturaba 50 millones de euros, por un sueño: “Habilité una habitación en mi casa y ahora ya trabajamos hasta en Hong Kong”.

Primero fue Amaranto Company, en el año 2006, una consultoría de negocios y tecnología y que actualmente, entre otras actividades, patrocina en la Universidad de Alcalá de Henares la cátedra Amaranto sobre seguridad digital. Con una facturación de ocho millones de euros en 2013 y un beneficio neto que supera el medio millón, pertenece a un grupo de sociedades dominadas por Ayla Inversión y Tecnología.

Dos años después de su nacimiento, a partir de la experiencia acumulada nace Playthe.net, una compañía de marketing digital dinámico (Digital Signage). Con ella este ingeniero de Telecomunicación y máster en sistemas y redes espera revolucionar el mundo de la publicidad exterior con un despliegue de 4.500 pantallas que ahora se distribuyen en bares, farmacias, centros comerciales y otro tipo de instalaciones en toda España. “Desde el principio tuvimos claro que había un nicho brutal en exterior, donde la publicidad es poco más que papel… Todo el mundo pensába que estábamos locos por meternos en un mercado tan complicado y cerrado como el de los exclusivistas de publicidad. Pero teníamos una visión clara de por dónde va el mercado: la publicidad exterior se tiene que digitalizar más”. Y, sobre todo, cambiar el concepto de lo que se entiende por marketing digital dinámico. “Lo que existe en el mercado mundial se basa en poner pantallas y una imagen en esas pantallas. Es como tener en casa un DVD, darle al play y, cuando acabe, volver a empezar. No sabes qué gente está pasando por delante, con qué frecuencia, qué perfil tienen esas personas”. La tecnología desarrollada por Playthe.net sí ofrece ese tipo de servicios. El modelo de negocio se basa, en parte, en demostrar que este tipo de publicidad está al alcance de las pymes. En su web ofrece anuncios desde 20 céntimos de euro y acerca a los usuarios la posibilidad de comprobar, en tiempo real, cuantas personas están viendo sus pantallas.

“Podemos crear huecos para que la pyme pueda tener su circuito de publicidad exterior nacional, un producto que, contratado con un gran exclusivista, nunca bajará de los 150.000 euros”, asegura Luis Miguel Vindel. Dese el principio tuvo claro que para hacerse un hueco en un mercado dominado por grandes compañías tenían que desarrollar sus propios productos. Playthe.net comenzó a colaborar con grandes empresas tecnológicas: “Hemos llegado a acuerdos de Samsung y LG, con técnicos coreanos trabajando en Cuenca, para posibilitar el desarrollo de pantallas”. Han hecho lo mismo con centros de investigación: “Trabajamos con universidades como Alcalá de Henares [donde Vindel ejerce como profesor], Valencia o Antonio Nebrija. Hemos cogido lo mejor de cada Universidad y hemos establecido acuerdos”.

Ha sido testigo de la transformación experimentada por la universidad, basada en el acercamiento a la empresa. “Antes, hablar de la empresa en la Universidad era una especie de herejía. Hoy, los presupuestos universitarios se han reducido… y si la Universidad quiere contar con buenos grupos de investigación, el dinero de los presupuestos para mantenerlos tiene que venir de la empresa privada”. Su empresa de tecnología Amaranto tiene préstamos contraídos para I+D por valor de 4,7 millones de euros.

El emprendedor y profesor apunta un segundo motivo alentador de este cambio, el “relevo generacional en la universidad”, que está variando su relación con la empresa. Antes de terminar la entrevista, Luis Miguel Vindel descubre cual es el secreto de su éxito: “Trabajar, trabajar y trabajar”.