Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sibaritas del ciclismo

Essax pasó de producir plantillas para calzado a sillines para bicicletas

Joaquín Gil, fundador de la empresa Essax, de sillines de bicicletas.
Joaquín Gil, fundador de la empresa Essax, de sillines de bicicletas.

Joaquín Gil recorrió un largo camino desde las plantillas para calzado a los sillines de bicicletas hasta fundar la empresa Essax, ubicada en Sax (Alicante). Estaba un día este emprendedor exponiendo sus productos en una feria cuando “alguien se acercó para preguntar que si nosotros le fabricaríamos sillines de bicicleta. Le dije que no. El hombre cogió una plantilla y me dijo mira, esto es una espuma de poliuretano forrada en piel. Si por la parte de abajo le pones un raíl metálico, sería un sillín con forma de plantilla”.

Inmediatamente se comenzó con la fabricación de sillines para este primer cliente “y en dos o tres años rediseñamos toda aquella primera línea de producto. Cuando vimos que éramos capaces de funcionar en ese nuevo mercado, decidimos lanzar nuestra marca”, relata Gil. También desde aquel primer momento, Essax inauguró una de las que, con el tiempo, se ha demostrado una de las principales señas de identidad: la relación con los departamentos de investigación de las universidades “sentamos las bases trabajando con la Universidad de Alicante, en concreto con el equipo de investigación del físico Alfonso Panchón. Nos dijo cual era la ergonomía más adecuada para un sillín de bicicleta. También colaboramos con el Instituto de Biomecánica, que es quien nos testó el producto, que cumplía la normativa”.

Esto fue en 2007. Desde entonces, Essax ha estado colaborando con diferentes centros universitarios “Hay ideas que, por limitación de medios, tenemos que desarrollar en conjunto con empresas externas o con Universidades como la de Alcoy y la Miguel Hernández (Elche), donde hay una equipo especializado en mecánica del deporte”.

Entre 2007 y 2009, “cuando todo el mundo ya hablaba de la crisis, nosotros crecíamos a un ritmo del 25%. Pero llegó el verano de 2010 y la bicicleta se paró. Luego, hasta 2014 no volvimos a crecer y, sobretodo, gracias a que nos abrimos a nuevos mercados”. Los productos de Essax están presentes en más de 20 países.

El ciclismo, como sucede en otros deportes, está dividido entre profesionales y aficionados y. en paralelo, los segundos tienden a imitar a los primeros en la equipación que utilizan. Esto, para una empresa como Exxas, en su intento de salir al mercado, representa un problema “tenemos uno de los mejores producto, pero no es el que mejor se vende…pues competimos con firmas italianas que llevan más de cien años en el mercado de los sillines... y no hace falta hablar de lo bien que venden los italianos”.

Pese a las dificultades, Essax insiste en hacerse un hueco en el mercado de la bicicleta. “Trabajamos mucho el tema de las redes sociales y siempre vamos a las ferias clave de nuestro sector y seguimos apostando por la innovación. Gracias a ello, esperamos facturar, a finales de 2015, medio millón de euros y mantener una empresa que da trabajo a 12 personas”.

El último avance tecnológico de la empresa es un sillín en forma de aleta de tiburón “que te da estabilidad en la cadera, te permite posicionarte mejor y sacarle más rendimiento a tus fuerzas. Por esto, una publicación británica nos ha elegido como uno de los siete productos más innovadores del año pasado dentro del ciclismo”, afirma Gil.