Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Electric avanza en su plan para eliminar su división financiera

El conglomerado estadounidense vende el negocio de préstamos para operaciones de capital de riesgo a un fondo de pensiones

Logo de General Electric
Logo de General Electric REUTERS

El proceso iniciado hace dos meses por General Electric (GE) para dejar de ser banco va tomando cuerpo. El conglomerado estadounidense se desprende ahora del negocio de préstamos para financiar operaciones de capital de riesgo, que dejará en manos del mayor fondo de pensiones de Canadá. La transacción está valorada en 12.000 millones de dólares (10.600 millones de euros).

GE Capital gestionaba activos por un valor próximo al medio billón de dólares cuando empezó a reducir su tamaño para concentrarse en las operaciones de financiación a clientes que adquieren sus productos industriales en proyectos para infraestructuras y energía, así como en el campo de salud y aeroespacial, donde la rentabilidad es ahora mayor.

El calendario de Jeff Immelt, su consejero delegado, es tener completado el proceso de desmembramiento de esa filial en dos años. Un cambio estratégico complejo que comenzó con la venta el pasado abril de la deuda vinculada a edificios de oficinas y propiedades comerciales a Blackstone, Wells Fargo y otros gestores de fondos.

La última crisis financiera dejó a GE muy tocada y puso en evidencia todas sus vulnerabilidades, hasta el punto de poner en peligro toda la compañía. Immelt procedió en ese momento a revisar todos los negocios del conglomerado y se desprendió a de los activos que no se correspondían con la visión original de Thomas Edison.

Así acabó vendiendo el negocio de medios de comunicación, entre los que estaba el canal de televisión NBC, a Comcast y a final del pasado ejercicio el de electrodomésticos a Electrolux. La concentración de su filial financiera le permitirá, además de reducir riesgos, escapar de la supervisión de la Reserva Federal. Los activos de los que se desprende ahora incluye el fondo Antares Capital.

La transacción no incluye, por el momento, el Senior Secured Loan Program ya que ese es un negocio que comparte con Ares Management y que podría dejar por completo en sus manos. Esta importante división está valorada en 8.000 millones. Es una operación sobre la que se lleva algunas semanas especulando en Wall Street.

La puja por el negocio de financiación a empresa se lanzó a comienzos de mes. Entre los interesados se encontraban también el Toronto-Dominion Bank, CIT Group, Ally Financial y Wells Fargo. Con la venta al Canada Pension Plan Investment Board, la multinacional va caminio de desprenderse de activos por valor de 100.000 millones para final de año.

General Electric tiene una capitalización próxima a los 275.000 millones, pero pese a todos estos cambios la acción no termina de asentarse por encima de los 30 dólares. En la actualidad, casi el 60% del beneficio que genera el conglomerado, una de las marcas más reconocidas del mundo, procede de sus activos industriales. El objetivo es conseguir elevarlo al 90% para 2018.