Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air France se plantea cobrar recargo a los buscadores como hará Lufthansa

La alemana impondrá un recargo de 16 euros a los billetes comprados fuera de su web

Un avión de Air France despega en el aeropuerto de Toulouse ( Francia)
Un avión de Air France despega en el aeropuerto de Toulouse ( Francia)

Lufthansa abrió la guerra y ahora Air France-KLM podría seguir sus pasos. La aerolínea alemana anunció la semana pasada que piensa poner un recargo de 16 euros a todos los billetes que se compren fuera de su web oficial o si sistema para profesionales. La idea es atraer a los clientes directamente a su plataforma y evitar a los intermediarios. Air France-KLM acaba de revelar que está estudiando hacer lo mismo, aunque en su caso el contrato con Amadeus le obligaría, en principio, a esperar dos años. Aun así, Amadeus (el proveedor de tecnología más importante de Europa para la venta de billetes) ya sufre las consecuencias de ese aviso: baja hoy en Bolsa más del 6%. La plataforma de reservas particulares eDreams baja cerca del 2%.

Lufthansa explicó la semana pasada que solo un tercio de sus vuelos se reserva a través de su web propia. El resto, llega de proveedores externos que suelen cobrar un recargo por hacer la transacción. El grupo de aerolíneas de origen alemán cobrará esa nueva tasa a partir del 1 de septiembre para tratar de atraer a su web a los viajeros del grupo, que incluye Austrian Airlines, Brussels Airlines y Swiss.

Amadeus cae casi el 7%, después de perder el pasado miércoles, tras el anuncio de Lufthansa, otro 9,7%

La tasa de Lufthansa no se aplicará cuando sea una agencia de viajes la que realice la reserva a través del portal profesional del grupo de aerolíneas. Tampoco se cobrará cuando las compras se realicen a través de los centros telefónicos de atención al cliente o los mostradores de información.

Air France-KLM también se plantea la idea, aunque de momento está atada por contrato a usar los servicios de Amadeus, como ocurre con otras grandes aerolíneas. "Estamos evaluando esta posibilidad", ha declarado Alexandre de Juniac, presidente del grupo, según recoge Reuters. Solo esas palabras han bastado para que Amadeus, empresa propietaria del sistema de reservas líder en Europa, haya vuelto a sufrir un duro castigo en Bolsa: cae casi el 7%, después de perder el pasado miércoles, tras el anuncio de Lufthansa, otro 9,7%.

Amadeus no es una página web de venta para particulares, sino el sistema tecnológico con el que funcionan la mayoría de las reservas de viajes. "Actuamos como una red internacional para la distribución de productos y servicios de viaje, ofreciendo funcionalidades de búsqueda en tiempo real, tarificación, reserva y emisión de billetes a nuestros clientes a través de nuestra área de negocio de distribución, y ofrecemos a los proveedores de viajes (fundamentalmente aerolíneas) un amplio abanico de soluciones tecnológicas", resume la propia compañía en su web. La mayoría de grandes aerolíneas (Air France, Lufthansa o Iberia), fueron accionistas de la compañía, pero fueron vendiendo sus participaciones hasta anularlas o dejarlas reducidas al mínimo.

Otros grupos de reservas más pequeños, como la plataforma eDreams, también cotizan a la baja. Sus acciones caen hoy el 2% y llevan días en rojo.

Amadeus defiende que no tendrá impacto

Amadeus defendió la semana pasada que la decisión de Lufthsansa no tendría efecto en sus cuentas, pese a que en Bolsa está golpeando su valor. La firma explicó que confía en la fortaleza de su modelo de negocio, que continuará evolucionando con las necesidades de la industria. "Su tecnología, experiencia industrial y capacidad de innovación posicionan a Amadeus como la mejor opción para dar valor a todos los participantes en la industria del viaje y a sus accionistas", subrayó.

Por su parte, las agencias de viajes criticaron la medida, porque actualmente usan el sistema de Amadeus masivamente y ahora se verán obligadas a incorporar también el sistema de Lufthansa, y quizá el de otras aerolíneas si lo exigen. La ECTAA, asociación europea de agencias de viajes, criticó que la decisión del grupo alemán resta transparencia a los precios "y complica la comparación", dijeron la semana pasada.