España, tercer país de la UE con más ayudas a la banca en la crisis

La CNMC calcula que el sector financiero ha disfrutado de 94.753 millones en ayudas entre 2008 y 2013, solo por detrás de Alemania y Reino Unido

España se juega 94.753 millones en la crisis financiera por las ayudas a la banca entre 2008 y 2013 si se suman los recursos invertidos en recapitalización de entidades, 61.853 millones, y los destinados al rescate de activos, 32.900 millones, según los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el informe sobre ayudas públicas del organismo de 2015 correspondiente al ejercicio 2013. Por delante de España aparecen Alemania, con 144.143 millones y Reino Unidos, 140.157 millones. 

Estos datos no contemplan otro tipo de ayudas que, como aclara la propia CNMC, no han sido ejecutadas, al menos todavía. Serían las garantías que el Estado puso a disposición de la banca casi desde los alvores de la crisis, en 2008 y 2009. Este tipo de respaldo en 2013 suponía un 5,2% del producto interior bruto, el año anterior ascendía al 6,9%, y, según Competencia, no se ha ejecutado ninguna hasta el momento.

Este último aspecto es uno de los aspectos que subraya Competencia afirmando que "no han implicado un coste directo para las finanazas públicas". No obstante, el organismo presidido por José María Marín Quemada afirma que "sí puede existir un impacto indirecto por la asunción de riesgos que conlleva y por los efectos potenciales sobre la competencia efectiva".

Más información
La banca aún tiene inmuebles por 83.409 millones de euros
Las ayudas públicas a la banca suman ya 61.000 millones sin avales ni banco malo
Guindos ataca al Banco de España y a la CNMV por cotización de Bankia

Además, Compentencia pide "cautela" a la hora de interpretar las cifras consciente de que hay garantías que no han sido ejecutadas, al menos hasta ahora, y de la disparidad de cálculos que hay sobre el coste de las ayudas a la banca: las cifras del Banco de España no coinciden con las de Competencia; y las del FROB no son iguales ni a las del supervisor ni a las de la CNMC.

El informe apunta que España se encuentra en el quinteto de países que más apoyo han prestado a la banca (Irlanda, Grecia, Bélgica, Chipre y España), aunando medidas de recapitalización y rescate de activos deteriorados, que calcual ascienden al 9,1% del PIB. Este grupo lo encabezaría Irlanda.

El análisis de Competencia señala que en las ayudas a la banca "la mayoría de países concentraron su apoyo al sector financiero en el inicio [de la crisis]". En los primeros años cantidades ingentes de dineron fueron destinadas por los estados británico (RBS o Lloyd's), el alemán (Commerzbank), el belga (Fortis) o el holandés (ING, que ha devuelto el dinero con intereses) para rescatar a entidades sistémicas para sus entramados financieros.  

"Grecia, Chipre, Portugal, Eslovenia y España lo hicieron al final", prosigue Competencia. En este grupo hay países que han precisado el rescate para poder hacer, entre ellos España, que gracias a la ayuda financiera pudo hacer lo propio con Bankia. 

El informe de la CNMC no solo analiza las ayudas a la banca. También estudia lo que llama ayudas regulares. En ella se ve la caída que entre 2008 y 2013 ha sido del 50%. Si en ese ejercicio el Estado empleaba 5.638 millones, el 0,51% del PIB; en 2013, los recursos destinados apenas ascendieron a 2.779 millones, un 0,28% del PIB.

Estas cifras sitúan a España muy por debajo de lo que destina la Unión Europea, un 0,48% en 2013. En el conjunto de la Unión la caída durante la crisis ha sido mucho menor ya que ha pasado del 0,58% del PIB al 0,48%.

Sobre la firma

M. V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS