Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sueldo medio de los empleados del banco malo fue de 95.000 euros

La cifra se reduce con respecto a 2014, pero aún es de las más altas del sector financiero

Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb, y Belén Romana, expresidenta.
Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb, y Belén Romana, expresidenta.

El sueldo medio de los empleados de la Sareb, el banco malo, se situó en 95.000 euros en 2014, según los datos de la entidad. Esa cifra supone un descenso frente a los 105.000 euros que cobraron de media los empleados en 2013, cuando la plantilla aún era mucho más pequeña y el peso de los directivos sobre el total era mayor. En la Sareb se da la paradoja de que el sueldo de sus consejeros y directivos está entre los más bajos de las empresas cotizadas y el de los empleados, entre los más altos. La Sareb, que se encarga de gestionar los activos inmobiliarios e las entidades financieras rescatadas con ayudas públicas, tuvo pérdidas de 585 millones en 2014.

Según los datos de la memoria de las cuentas anuales de la entidad, los gastos de personal de la entidad crecieron un 83,5% en 2014, hasta 27,3 millones de euros, de los que 4,06 millones correspondían a gastos de personal y otros 23,2 millones, a sueldos y salarios. El aumento de los gastos de personal estuvo en correspondencia con el incremento de la plantilla, que pasó de 126 a 244 empleados de media durante el año. El perfil fue creciente a lo largo del ejercicio, desde los 194 empleados con que arrancó el año a los 314 con que terminó, de los que 194 eran hombres y 120, mujeres.

Dividiendo el gasto total en sueldos del ejercicio por el número medio de empleados, la retribución media fue de 95.279 euros. De los 244 empleados que tuvo de media la empresa, 50 eran directivos, 141 jefes y técnicos y 53, administrativos y comerciales.

El sueldo medio supera al de casi todas las empresas cotizadas. Entre las razones que lo explican está el alto peso de directivos y personal con alta formación en su plantilla y el hecho de que se trate de una sociedad con un horizonte de vida limitado, 15 años, lo que ha obligado a pagar también una especie de prima de riesgo. Además, la sociedad ha tenido que acudir al mercado en busca de empleados para contratarlos a golpe de fichaje en un segmento en que ha habido mucha competencia por parte de fondos de inversión y nuevas inmobiliarias como las socimis. Se trata de una plantilla reducida y buena parte de las funciones con menos valor añadido están subcontratadas.

El sueldo del consejo y de los directivos

La retribución del consejo de administración creció un 6,4%, hasta 1,527 millones, cifra en la que se incluyen 613.000 euros de los dos consejeros ejecutivos a 31 de diciembre pasado, Belén Romana, anterior presidenta, y Jaime Echegoyen, que entonces era consejero delegado y luego sustituyó a Echegoyen. Por otra parte, uno de los consejeros ejecutivos ha devengado como retribución variable correspondiente al ejercicio 2014, la cantidad de 83.000 euros, cuyo pago, de conformidad con lo estipulado en la Política de Retribuciones para los miembros del Consejo de Administración de Sareb, se difiere en tres años. El otro consejero ejecutivo renunció a la percepción de su retribución variable correspondiente al ejercicio 2014.

La retribución fija de la alta dirección creció un 8%, hasta 3,7 millones. Además, durante el ejercicio 2014, dos miembros de la alta dirección cesaron en el ejercicio de sus funciones, habiendo percibido una cantidad total agregada de 253 miles euros por los servicios prestados hasta sus respectivas dimisiones. Por otra parte, los altos directivos devengaron 473.000 euros como retribución variable correspondiente al ejercicio 2014 cuyo pago se difiere en tres años.

La entidad continúa sin desglosar sus retribuciones individualizadas, salvo para el caso de Rodolfo Martín Villa y Remigio Iglesias Surribas, que renunciaron a sus retribuciones.

Más información