Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco González cambia la cúpula del BBVA para acelerar la digitalización

Carlos Torres sustituirá a Ángel Cano como consejero delegado del banco, la segunda entidad de España y la primera de México

BBVA Bancomer
Carlos Torres Vila, nuevo consejero delegado de BBVA

El BBVA, el segundo mayor Banco de España y el primero de México bajo la marca BBVA Bancomer, dio este lunes un golpe de timón en la orientación y organización del banco para adentrarlo de lleno en el negocio digital. El consejo de administración, presidido por Francisco González, nombró a Carlos Torres Vila nuevo vocal del consejo y consejero delegado en sustitución de Ángel Cano, que ha cesado como número dos del banco y miembro del máximo órgano de gobierno de la entidad. González ha prescindido de seis ejecutivos que eran miembros del comité de dirección y ha realizado trece nuevos nombramientos en el organigrama, muchos de ellos en nuevas divisiones enfocadas totalmente a "la transformación digital como principal prioridad".

La entidad enmarcó este cambio radical en su propósito de “iniciar una nueva etapa en la que la transformación digital sea la prioridad estratégica del grupo”. Según explica el banco en una nota, “la nueva estructura incorpora al primer nivel capacidades digitales críticas” para competir en el nuevo entorno y talento global “con experiencia demostrada en el ámbito de los negocios digitales”.

El nuevo organigrama del BBVA ampliar foto
El nuevo organigrama del BBVA

Fuentes de la entidad comentaron que este cambio es producto de las ideas que el presidente llevaba madurando los ocho últimos años. En el mercado también se interpreta que González ha aprovechado el final de la crisis para reenfocar el grupo hacia el nuevo rumbo digital. Dentro del banco se considera “la mayor transformación hecha por un banco en los últimos años” y que el nuevo organigrama “combina los perfiles digitales de los nuevos directivos con los de banca tradicional”. La mayor parte de los directivos se enteraron de los cambios el domingo por la tarde.

El nuevo consejero delegado, Carlos Torres Vila (Salamanca, 1966), se incorporó al grupo en 2008 como responsable de Estrategia y Desarrollo Corporativo, y posteriormente asumió la dirección del Banca Digital. Previamente ocupó la presidencia de Isofotón, empresa de energía renovable. También fue director corporativo de estrategia y director financiero de Endesa, donde vivió la polémica opa de Eon. Está considerado un ejecutivo cercano a Manuel Pizarro, el que fuera presidente de Endesa. Antes de entrar en la eléctrica fue socio de McKinsey & Company. Se graduó en Ingeniería Eléctrica y en Administración de Empresas en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y en Derecho por la UNED.

Distanciamiento de Cano con el presidente

La salida de Ángel Cano se interpreta como el final de un distanciamiento entre él y González, que no estaba convencido de que tuviera el empuje necesario para liderar la transformación digital a la velocidad que tiene planeada el presidente. González (Lugo, 1944) ha transmitido a los ejecutivos que quiere que la entidad abandone la zona de confort actual para conseguir que el BBVA deje de ser un banco para convertirse en un elemento tecnológico de la industria bancaria.

Con Cano sale todo su equipo más cercano: Juan Ignacio Apoita (ex responsable de Recursos Humanos y Servicios); Ramón Monell (Tecnología) y Manuel Castro (Riesgo Global). También deja la dirección Ignacio Deschamps, una de las mayores sorpresas ya que estaba considerado un directivo en alza, tras ocuparse de toda América Latina. En Comunicación, Paul Tobin sustituye a Ignacio Moliner, que abandona la entidad.

Entre los ejecutivos que incrementan su poder está Vicente Rodero, que se convierte en un virtual número tres del grupo. Además de México, Rodero va a llevar todo el resto de países: España, Turquía, Estados Unidos y los de América Latina. Será el que más parte de la cuenta de resultados tenga sobre sus espaldas.

Otro de los banqueros tradicionales que mantiene su posición es Juan Asúa, responsable de banca de inversión y corporativa, otra área muy rentable. Asúa y Rodero son los dos únicos ejecutivos procedentes del antigua BBV. Jaime Sáenz de Tejada, responsable financiero, procedente de Argentaria, mantiene su peso en el puente de mando.

Otra de las grandes novedades de la reorganización es que ya no habrá comité de dirección. A partir de ahora, los directivos se reunirán por comités sectoriales y departirán uno a uno con el consejero delegado o con el presidente.

Los directivos menos conocidos son los de las nuevas áreas: Donna DeAngelis (Talento y cultura), Mark Jamison (Soluciones para el cliente), Javier Escobedo, (Marketing y ventas digitales) Rafael Salinas (Riesgos globales) y Ricardo Moreno (Sistemas). Todos estos han sido fichados por Carlos Torres, que ha hecho su nuevo equipo en las últimas semanas.

Torres Vila podrá acelerar globalmente y en todas las geografías el proceso de transformación digital del grupo que antes venía dirigiendo desde el área de Banca Digital. “La transformación es nuestra responsabilidad, la de todos los que formamos parte de BBVA, ya que nos permitirá liderar la nueva industria bancaria”, señaló Torres en una nota.

La clave ahora será la reacción de los mercados a este profundo cambio, así como la posición que tomen los competidores del BBVA.

Bancomer, un gigante de la banca en México

BBVA Bancomer es el primer banco de México con una participación en el mercado del 21,5% y el 24% en crédito. El número de empleados se acerca a los 37.500 empleados, cuenta con 1.800 sucursales y casi 20 millones de clientes. Dentro de la estructura del banco, México es el primer país con diferencia sobre los otros en los que está presente, incluida España, en la consecución de los beneficios. De los 1.536 millones de euros obtenidos el primer trimestre de este año, México representó del 43,5%, mientras España supone el 16,1% y América del Sur, 18,9%. Los 524 millones logrados en ese periodo supusieron un crecimiento del 7,5% frente a 489 del mismo periodo del año anterior. La inversión crediticia avanzó un 12,9%, por encima de la media del 11,7% del sector.

El BBV se hizo con el control de la entidad en julio de 2000 –todavía no se había producido la fusión con Argentaria que daría lugar al BBVA y que sería en octubre de ese año-- tras la integración con BBV Probursa. Un mes después compró Banca Promex y se convirtió en el más grande del país norteamericano. Tras la remodelación realizada, Vicente Rodero, responsable de México hasta la fecha, amplía sus cometidos haciéndose cargo de la red de todos los países en los que está presente BBVA.

Más información