Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE pide 100 minutos en llamadas al año sin sobrecoste en el extranjero

Las compañías de móvil seguirán cobrando recargos desde el extranjero salvo un mínimo de comunicaciones y 100 megas de datos

Telefónica Móvil
Tres jóvenes usan sus teléfonos móviles.

Las operadoras de telefonía móvil seguirán cobrando recargos a sus clientes cuando viajen al extranjero pero al menos deberán ofrecerles 100 megabytes (MB) de datos al año a precios nacionales al viajar dentro de la Unión Europea, según el último documento de la UE sobre el roaming, el sobreprecio que cobran las compañías por el uso del móvil desde un país de la Unión distinto al del usuario.

El documento nace de las negociaciones finales entre los Estados y el Parlamento Europeo para recortar esas tasas, que debían desparecer el 15 de diciembre de 2015, tal y como acordó en un principio el Parlamento Europeo hace casi un año. No obstante, el Consejo Europeo, bajo la presión de las operadoras, logró revocar la decisión de la Eurocámara y demorar al menos hasta mediados de 2018 el fin del roaming, aunque abrió una negociación con la Eurocámara para establecer una mejora de las condiciones y unos precios máximos.

La última propuesta de Letonia, que ostenta la presidencia de turno europea, apuesta por obligar a las operadoras a ofrecer una asignación básica de itinerancia anual de 100 minutos de llamadas de voz entrantes y salientes, 50 mensajes de texto y 100 MB de datos (equivalente a alrededor de 300 mensajes de correo electrónico con archivos adjuntos), según un documento al que tuvo acceso Reuters.

Ese es un paso adelante respecto a una propuesta anterior que ofrecía solo sólo 35 minutos de llamadas salientes, 35 sms y 35 megas de datos al año. La propuesta debe ser examinada por los Estados miembros y es casi seguro que sufra cambios en la próxima ronda de negociaciones con el Parlamento, que se llevará a cabo a mediados de mayo. A esa propuesta de mínimo se opondrán casi con toda seguridad las asociaciones de consumidores que ya advirtieron que no admitirían "migajas" cuando la Comisión demoró el fin del roaming.

La propuesta puede ser modificada en la próxima reunión 

Es decir, estos consumos mínimos de llamadas y datos desde el extranjero serán tratados como tráfico nacional y no se les cargará ningún extra, facturándose dentro del paquete de tarifas contratado. Pero a partir de ese volumen mínimo, se mantiene el recargo, también llamado tarifa de itinerancia, aunque según el texto aprobado por la Comisión las compañías deberán rebajar los precios actuales.

La propuesta de la Comisión es que en el caso de las llamadas realizadas, SMS enviados y datos utilizados, la tarifa de roaming no podría en ningún caso ser superior a la tarifa al por mayor máxima que los operadores pagan por el uso de las redes de otros Estados miembros. Para las llamadas recibidas, el recargo máximo será el promedio ponderado de las tasas máximas en toda la UE.

Con los actuales precios máximos, vigentes desde el pasado 1 de julio, el coste de las llamadas a España realizadas desde la UE no puede superar los 19 céntimos de euro por minuto; recibir llamadas cuesta un máximo de cinco céntimos por minuto y conectarse con el móvil o la tableta cuesta 20 céntimos por megabyte (MB). A todos estos precios hay que añadirles el IVA.

Más información