Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fainé: “Ahora pondremos énfasis en el beneficio y la reputación”

La entidad prevé que este año se creen 500.000 empleos en España

La junta aprueba un plan de retribución variable para 80 directivos del banco

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, ha acudido hoy a la Junta Ordinaria de Accionistas tras haber cerrado la compra de la filial española de Barclays, en plena OPA por el banco portugués BPI y después de haber presentado el Plan Estratégico de la entidad para los próximos cuatro ejercicios. En su intervención, Fainé ha reivindicado el liderazgo en banca minorista alcanzado en España tras haber ido absorbiendo otras entidades a lo largo de la crisis y ha apuntado las intenciones del banco a partir de ahora. "En los años difíciles hemos puesto énfasis en la solvencia. Ahora lo haremos más en el beneficio y la reputación", ha anunciado Fainé, quien ha añadido: "Nuestra visión es la de un grupo financiero líder de España y uno de los grandes de Europa".

Fainé ha empezado su intervención previendo una mejora en la economía global para 2015 y, en concreto, en la zona euro. Esta recuperación vendrá favorecida, ha afirmado, por la "mejora de las condiciones financieras" y la "depreciación del euro", mientras que la caída del precio del petróleo mantendrá "niveles negativos de inflación" durante unos meses. Para España, Fainé ha previsto que se crearán medio millón de puestos de trabajo y una recuperación pronta del mercado inmobiliario, ahora en "fase de estabilización".

El presidente de CaixaBank ha señalado que uno de los "retos pendientes" consiste en "recuperar niveles de rentabilidad". "Hay que lograr una rentabilidad sostenible, por encima del coste de capital", ha señalado en consonancia con lo fijado por el plan 2015-2018. Ello deberá hacerlo en un entorno de recuperación, pero también de tipos de interés bajos, que Fainé no contempla que repunten "ligeramente" hasta la segunda parte de ejecución del programa y con una "presión regulatoria intensa". 

El otro objetivo es la mejora de la retribución al accionista. Fainé ha admitido que este año la cotización en Bolsa no es la deseada (hasta hoy bajaba alrededor del 1% en lo que va de 2015), si bien ha considerado que se "irá mejorando" ese resultado con las "operaciones" que están abiertas, en referencia a la OPA a BPI. Sin embargo, Fainé ha recordado que desde la salida a Bolsa de la entidad en 2011 la rentabilidad para el accionista ha crecido el 29,1%, frente a la devaluación del 5,8% del conjunto de la banca española y del 41,1% de las entidades europeas. "Nos mantenemos en la intención de entregar dividendos íntegramente en efectivo y esperamos que sea en 2016. Tenemos un compromiso prioritario y sostenido con el accionista", ha mantenido Fainé.

El presidente de la entidad ha añadido que el objetivo final del plan estratégico es situar a CaixaBank como un "grupo financiero líder en España y uno de los grandes de Europa". De momento, la compra de Barclays, ha afirmado, ha reforzado su posición en Madrid, la Comunidad Valenciana y Andalucía. Ante la junta, Gonzalo Gortázar, que ha pronunciado por primera vez su discurso íntegramente en catalán, ha defendido la operación para "logra el control" de BPI. "Es un paso lógico dentro de nuestra estrategia y mucho sentido dentro de nuestro modelo de negocio", ha asegurado Gortázar, quien ha añadido que la "oferta es beneficiosa para los accionistas de BPI y para los de CaixaBank".

La junta ha dado luz verde, además, a un plan de retribución variable a largo plazo basado en acciones para un total de 80 directivos, entre ellos el consejero delegado, Gonzalo Gortázar. El plan está ligado a la consecución de los objetivos del plan estratégico 2015-2018, y está previsto que sus beneficiarios, que son los consejeros ejecutivos, los miembros del comité de dirección, el resto del equipo directivo y algunos empleados clave, puedan percibir un bonus en mayo de 2019.

Los beneficiarios podrán percibir acciones siempre que se cumplan una serie de objetivos estratégicos. El programa contempla que se les entregue un tope de acciones que asciende a 2,94 millones. De estas, 261.578 corresponden a Gortázar y otras 163.486 a Antoni Massanell, vicepresidente del banco. El volumen total de acciones de este plan tiene un valor aproximado actual superior a los 16 millones de euros y sus beneficiarios solo podrán cobrar este bonus si permanecen en el banco durante el período de vigencia del plan estratégico y si CaixaBank está en beneficios.