Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dueños de BPA impugnan la intervención del banco

El antiguo consejo de administración considera que la medida se adoptó de forma "precipitada" y sin “la necesaria fundamentación jurídica

Los propietarios de Banca Privada d’Andorra (BPA), los hermanos Higini y Ramon Cierco, interpusieron ayer una demanda jurisdiccional contra las medidas cautelares adoptadas por el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF), entre las cuales figuraba la intervención de la entidad y la destitución de los consejeros.

Los accionistas mayoritarios del banco han acudido al juez junto a los otros tres miembros del órgano de gobierno que también fueron apartados por el regulador andorrano: Ricard Climent, Frederic Borràs y Joan Pau Miquel. Este último, ex consejero delegado de BPA, fue arrestado y encarcelado a raíz de las investigaciones de la fiscalía.

Los demandantes solicitaron su reincorporación al consejo y la nulidad del expediente del INAF al considerar que se inició “de manera precipitada” y sin “la necesaria fundamentación jurídica”, sin descartar posibles indemnizaciones. “Las medidas cautelares no han hecho más que empeorar la situación de la entidad financiera”, sostienen los demandantes. Además, estos consideran que las autoridades dieron “por sentado una presunción de culpabilidad” sobre el antiguo consejo de BPA en “todas y cada una” de sus comparecencias.

Por otra parte, los depositantes de Banco Madrid, la filial española de BPA, empezarán a recuperar su dinero de “forma inmediata”, hasta un máximo de 100.000 euros por cliente. Los clientes recibirán su capital una vez faciliten al Fondo de Garantía de Depósitos un número de cuenta en alguna de las entidades financieras designadas para efectuar el reembolso, según Efe.