El mercado asiático saca de la crisis al sector del porcino

Las exportaciones españolas a China aumentaron más del 30% el año pasado

Cerdos ibéricos en una dehesa de Badajoz.
Cerdos ibéricos en una dehesa de Badajoz. Julian Rojas

Las exportaciones al mercado asiático han sido la tabla de salvación para que el sector del porcino superase la crisis interna de precios en que se ha movido desde el segundo semestre de 2014. A la cabeza de las compras se halla China, con un incremento de más del 30%. Las ventas han sido igualmente importantes con otros países de la zona como Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Japón. Las compras por parte de estos países afectan tanto a carnes como a los subproductos.

En 2014, según los datos manejados por la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas, las exportaciones de porcino ascendieron a 3.216 millones de euros, con un incremento medio del 10%, un porcentaje casi el doble que la media del conjunto de la industria alimentaria. De esa cifra, las carnes significaron 2.548 millones, con un aumento del 8%, y los subproductos crecieron un 15%, hasta los 670 millones de euros. El sector español exporta 1,4 millones de toneladas de porcino, el 40% de su producción, de las que casi un millón se destinan a otros países de la UE. El resto se envía casi en su totalidad a los países asiáticos, con compras en 2014 por valor de 440 millones, de los que 140 correspondieron a China y otros 140 a Japón.

La crisis en el sector del porcino se inició a finales del pasado verano, consecuencia del cierre de las fronteras rusas a las ventas comunitarias, que ya se hallaban cerradas para España con anterioridad. Los excedentes en los mercados comunitarios afectaron a todos los países miembros, lo que supuso una bajada de los precios que, en el caso de España, pasaron de 1,4 euros a un euro por kilo de canal, lo que facilitó la apertura de nuevos mercados.

A instancias de los países del norte de la Unión Europea, las autoridades comunitarias han puesto en marcha una política de ayuda al almacenamiento con unas subvenciones medias de unos 250 euros por tonelada y mes para unos periodos que pueden ser de 90, 120 y 150 días. A esta política de almacenamiento se han apuntado Dinamarca, Polonia, Alemania, España, Francia y Holanda, con unas cantidades no tan grandes como para subir los precios.

Para Miguel Ángel Higuero, director de la organización sectorial del porcino Anprogapor, la subida de las cotizaciones hasta 1,14 euros por kilo se debe especialmente al incremento de las exportaciones y no a una reducción de los niveles de producción o a la inicial medida de almacenamiento. Se espera que las cotizaciones puedan superar los 1,20 euros por kilo, con lo que se cubrirían unos costes de producción medios de 1,10 euros por kilo por la bajada de los precios de los piensos.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS