Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

Industria convoca a los agentes sociales

Los ministros Soria y Báñez se reúnen el lunes con los líderes de los sindicatos y de las patronales para impulsar el diálogo sobre el nuevo modelo productivo e industrial

Reunión en Moncloa entre patronal, sindicatos y Gobierno, el pasado diciembre.
Reunión en Moncloa entre patronal, sindicatos y Gobierno, el pasado diciembre.

Cumbre en el Ministerio de Industria con los agentes sociales para hablar del nuevo modelo productivo y la reindustrialización del país después de la crisis. Será este lunes 9, y en ella participarán el titular del departamento, José Manuel Soria; la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y los líderes de las patronales CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, y de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

La reunión se celebra un día antes de la que los ministros del ramo tendrán también en Madrid y con los mismos temas sobre la mesa. No obstante, en este encuentro con los sindicatos y empresarios, Soria también centrará el debate en cómo insertar la formación en las distintas ramas industriales, incluido el turismo, que también está bajo su responsabilidad y goza de ser la primera industria nacional.

El Gobierno, en este caso con dos de sus ministros, y los agentes sociales cumplen, de esta forma, con uno de los compromisos que se fijaron en la agenda de objetivos en la reunión celebrada con el presidente, Mariano Rajoy, el 29 de julio. Aquella reunión, en la que también estuvo Báñez, marcó un antes y un después en las relaciones entre las tres partes, aunque, previamente, se habían reunido el 18 de marzo de 2014 en lo que fue el primer encuentro del presidente con los agentes sociales en conjunto —lo había hecho por separado— pasada ya más de la mitad de la legislatura.

El 29 de junio, a las puertas de las vacaciones de verano, convinieron "abrir una nueva etapa, en la que desde un renovado protagonismo del diálogo social, se acuerden medidas destinadas a favorecer el crecimiento, impulsar la creación de empleo, consolidar la evolución positiva de la demanda externa y reforzar la cohesión social", así como desarrollar un "ambicioso calendario de negociaciones". Algunas de ellas en el ámbito tripartito y otras bipartitas entre patronal y sindicatos, como es el caso de la Negociación Colectiva.

La aproximación a las diversas elecciones hizo conveniente que Rajoy considerara la conveniencia de dichos cónclaves, que, no obstante, se justificaron desde el Ejecutivo por la llegada de la mejora económica y las buenas perspectivas. Méndez lo recalcó claramente: "Rajoy ha llegado a la conclusión de que no puede gobernar contra todo". CC OO reseñó que "no iba a desaprovechar" ninguna oportunidad de interlocución con el Gobierno.

El ministro Soria ha insistido en la necesidad de potenciar la industria: “Es la que crea empleo estable”

En esas coordenadas se enmarca el acuerdo del 4 de diciembre, cuando Rajoy volvió a llamar a La Moncloa a los interlocutores sociales para cerrar el Programa Extraordinario de Activación para el Empleo con el objetivo de reinsertar a los parados de larga duración, que se firmó dos semanas después.

Ahora, la reunión de mañana se focaliza en el ámbito industrial. El ministro Soria, que suele mantener contactos discretos con los responsables sindicales y patronales, destacó en una reciente intervención en un foro informativo la necesidad de potenciar la industria como un objetivo insoslayable ante la nueva etapa tras la crisis. "Los que crean empleo son los sectores reales de la economía", subrayó el ministro. En concreto, destacó la industria, donde "los empleos creados son más estables y contribuyen de manera neta a la exportación", añadió.

El Gobierno quiere arrancar, como en el caso del pacto sobre los parados de larga duración, el compromiso de los agentes sociales para que apoyen las políticas para potenciar un nuevo modelo productivo y contribuyan a consolidar la recuperación. Este escenario "demanda actuaciones concretas para favorecer y acelerar un cambio de tendencia", según han admitido los sindicatos, conscientes en todo caso de que esta ofensiva gubernamental está bañada en una pecina electoral evidente.

Pero Rajoy conoce la responsabilidad de los sindicatos y sabe que no se van a oponer a cualquier movimiento que conduzca al diálogo social. En las anteriores reuniones llovieron críticas desde la oposición (PSOE e Izquierda Unida) de secretismo y de que se hubiese celebrado cuatro días antes de la confluencia en Madrid de las Marchas de la Dignidad.