Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía china creció en 2014 a su menor ritmo en 24 años

El PIB de la segunda economía del mundo creció un 7,4 % en 2014

El PIB chino creció en 2014 un 7,4%, el porcentaje más bajo de los últimos 24 años, y por primera vez en 16 años no alcanzó a cumplir el objetivo del Gobierno chino, que se había fijado una meta del 7,5 % para el año pasado. La segunda economía del mundo —y que este año se convirtió en la primera, superando a EE UU, por paridad de poder adquisitivo, según los cálculos del FMI— no crecía a un ritmo tan lento desde 1990, en pleno efecto de las sanciones internacionales tras Tiananmen.

Con todo, la cifra que divulgó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas china superó las expectativas de los analistas, que calculaban un crecimiento del 7,2%. En el último trimestre del año, según los datos oficiales, el aumento fue del 7,3%. El PIB chino alcanzó el año pasado los 63,75 billones de yuanes (8,94 billones de euros).

Los datos confirman la ralentización de la economía china y la pérdida de fuelle de un modelo de desarrollo basado en las exportaciones y el bajo coste que prima el crecimiento por encima de cualquier otra consideración, incluida la salud medioambiental. El Gobierno chino ha asegurado que un índice menor de crecimiento será “la nueva normalidad” en los próximos años, a medida que transforma el antiguo modelo de desarrollo en otro que prime el consumo interno y la sustentabilidad.

En esta línea, el portavoz de la Oficina de Estadísticas, Ma Jiantang, restó importancia a la cifra anunciada hoy y resaltó que el crecimiento se quedó a una mera décima del objetivo oficial. “La economía china permaneció estable, con una mejora de la calidad, dentro de la nueva normalidad”, aseguró, si bien “la situación interna e internacional es aún complicada y el desarrollo económico encara dificultades y desafíos”.

Las autoridades económicas chinas tienen previsto divulgar el objetivo de crecimiento para 2015 el próximo marzo, al término de la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo del país. Se espera que esa meta ronde el 7%, por debajo del 8% que había sido en los primeros años de la década. En sus previsiones revisadas para este año, el Fondo Monetario Internacional calcula que la economía china crecerá un 6,8 % a lo largo de 2015 y un 6,3% en 2016.

Según el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, que hoy ofreció una rueda de prensa en Pekín para presentar la revisión de esas previsiones sobre la economía global, esta moderación del crecimiento era esperable dada la transformación en el modelo de desarrollo económico del país. Obedece, entre otros factores, a la moderación en el crecimiento del crédito y al “saludable” ajuste en el sobrecalentado sector inmobiliario chino.

Blanchard subrayó que la tarea del Gobierno chino es reducir las vulnerabilidades de la economía, facilitar el ajuste y tratar de evitar una ralentización “demasiado brusca”, por lo que “las políticas macroeconómicas deberán calibrarse cuidadosamente”.

En una reunión del Consejo de Estado, el Legislativo del país, el lunes, el primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó que “el desarrollo chino ha entrado en una nueva normalidad”. La economía aún encara presiones a la baja “relativamente fuertes”, por lo que a lo largo de este año seguirá siendo una prioridad la aplicación de reformas estructurales que permitan protegerla y continuar un crecimiento sostenible.

Las cifras divulgadas hoy apuntan a un aterrizaje suave del sector inmobiliario, donde la inversión creció un 10,5 % el año pasado, un porcentaje muy inferior al 19,8 % de 2013 y el más bajo en cinco años.

Las ventas al por menor, un indicativo del gasto de ese consumo interno que el Gobierno chino quiere que se convierta en el nuevo motor del crecimiento, crecieron un 12 % interanual en 2014, para alcanzar un valor de 26,24 billones de yuanes (3,69 billones de euros). Especialmente significativo fue el crecimiento del comercio electrónico, que generó un volumen de ventas de 2,79 billones de yuanes (unos 392.000 millones de euros), un aumento del 49,7 % frente a 2013. La producción industrial creció un 8,3 % el año pasado, mientras que el año anterior lo había hecho un 9,7%.