El alza del franco suizo fuerza el rescate del tercer bróker de divisas

La firma estadounidense FXCM se queda sin liquidez para cubrir las pérdidas de sus clientes tras la decisión del Banco Nacional de Suiza

Agentes bursátiles en el New York Stock Exchange
Agentes bursátiles en el New York Stock ExchangeJEWEL SAMAD (AFP)

La decisión por sorpresa de Banco Nacional de Suiza de liberar la cotización del franco frente al euro puso en jaque a algunos de los mayores operadores del mercado de divisas del mundo, como la plataforma FXCM. Hasta el punto de haberle generado unas pérdidas multimillonarias en horas, que no podía soportar sola. Leucadi, matriz del banco de inversión Jefferies, salió en su rescate inyectándole 300 millones de dólares (260 millones euros).

FXCM es el mayor bróker retail de divisas en EE UU y el tercero del mundo. La cotización tuvo que ser suspendida en Wall Street tras perder un 90% de su valor. En la víspera anunció que la volatilidad en el franco suizo le generó un balance negativo de 225 millones de dólares. Al final de la sesión bursátil logró cerrar un acuerdo por el que Leucadia le daba el capital en efectivo que necesitara para seguir operando y mantener en pie su negocio.

La situación es mucho peor para Alpari en Reino Unido, otra de las afectadas por lo que ya se considera como el movimiento financiero más relevante del año. En su caso, la plataforma se declaró ya insolvente por lo que calificó como “una falta de liquidez extrema”. No está en condiciones de cubrir las pérdidas que le pasan sus clientes, como tampoco la neozelandesa Excel.

El banco central suizo decidió el jueves eliminar los topes que al cambio del franco respecto al euro, anticipándose así al próximo movimiento que haga Mario Draghi y protegerse de una ulterior devaluación de su divisa. Eso provocó un movimiento brusco en el mercado que llevó al franco a apreciarse de golpe cerca de un 30%, que cogió a muchos inversores por sorpresa.

Por sorpresa cogió también a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que ayer lamentó que no se comunicara este movimiento de forma apropiada a los actores del sistema financiero, para evitar efectos negativos. El mercado de divisas, además, es un negocio muy arriesgado, en el que se mueven a diario cinco billones de dólares.

Es un mercado operado por inversores institucionales y profesionales. Hay, sin embargo, otros operadores que ganaron con el cambio de política. El movimiento brusco del franco, en todo caso, está poniendo en evidencia la falta de liquidez a las que se enfrentan estas firmas. El regulador del mercado de futuros en EE UU ya está mirando como reforzar los balances.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS