Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcoa mantiene las plantas de Avilés y A Coruña al menos este año

La firma de aluminio obtiene los ingresos suficientes en la subasta de interrumpibilidad eléctrica celebrada en Zaragoza y retirará el despido de 800 personas

Alcoa mantendrá abiertas las fábricas de Avilés y A Coruña después de obtener los derechos necesarios para prestar servicios de interrumpibilidad al sistema eléctrico durante los próximos 12 meses, en la subasta celebrada estos dos días en Zaragoza. Los resultados de la subasta, que han sido validados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), permiten que la compañía de aluminio se disponga a retirar el procedimiento de despido colectivo para 800 personas en las citadas fábricas. No obstante, ambas plantas continúan afrontando dificultades significativas debido a su estructura de costes, según comunicó la empresa a los representantes del comité de empresa a los que convocó en Madrid.

¿Qué es la interrumpibilidad?

  • La interrumpibilidad es una práctica por la cual los grandes consumidores de electricidad acceden a parar el suministro para que se pueda distribuir entre otros clientes a cambio de una cantidad de dinero.
  • El sistema se ideó a principios de los noventa para hacer frente a los apagones y problemas de suministro. Sin embargo, el aumento de la oferta y de la seguridad de abastecimiento hace que ahora sea prácticamente innecesario aplicarlo.
  • No obstante, Red Eléctrica considera que es bueno mantenerla para asegurarse ante una incendencia.

Alcoa había obtenido unos ingresos por la venta de servicios de interrumpibilidad de 84,8 millones en la primera subasta celebrada en noviembre y esperaba obtener al menos 60 millones más para acercarse a los 150 millones obtenidos para este año. Sin embargo, según Alcoa, los ingresos que obtendrá en 2015 serán menores de lo previsto, lo que hará que estas dos plantas sean más vulnerables a un cambio drástico en las condiciones de mercado, como el precio del aluminio o los tipos de cambio.

“Aunque los resultados obtenidos durarán solo un año y su cuantía es inferior a lo que conseguimos en los años precedentes, hemos asegurado una previsión de ingresos procedentes de la venta de servicios de interrumpibilidad que permiten a nuestras fábricas seguir operando en las actuales condiciones de mercado”, ha afirmado Rosa García Piñeiro, presidenta de Alcoa España. “Sin embargo, como la adjudicación de servicios de interrumpibilidad es solo para 2015, tenemos que seguir trabajando para conseguir un marco energético estable, a largo plazo, que garantice un precio de energía competitivo y, al mismo tiempo, reducir costes para asegurar la viabilidad de nuestras fábricas”.

Avilés y La Coruña continúan estando entre las fábricas de aluminio primario con mayores costes del grupo Alcoa y están más expuestas a los cambios del mercado. La Compañía continuará trabajando estrechamente con los Comités de empresa y otros agentes para mejorar la estructura de costes de estas fábricas.