Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baragaña también se querellan contra los administradores de Nozar

Los acreedores acusan a los gestores del concurso de buscar solo su lucro personal

Uno de los acreedores de Nozar, Baragañas, ha presenta otra querella contra los administradores concursales de la inmobiliaria por abuso de superioridad, engaño y por moverse exclusivamente en busca de su propio lucro personal. La denuncia, que se suma a la presentada en el mismo sentido por la propia empresa de la familia Nozaleda, se ha dirigido al juzgado de instrucción número 46. Baragaña es un grupo de inversión participado por los Nozaleda y una rama de la familia Masaveu ajena a la Corporación Masaveu, entre otros.

Según argumenta Baragaña, los administradores concursales (Cristina Jiménez Savurido y Luis Martín Bernardo) rechazaron de forma deliberada el acuerdo de la mayoría de acreedores que hubiera permitido superar el concurso y asegurar la viabilidad de la sociedad. "En el momento en el que Nozar presentó una propuesta de convenio [...], sorprendentemente, y a partir de que los querellados tienen conocimiento de la posibilidad de que se termine el concurso por convenio con los acreedores y de que el Juzgado admita su legalidad, presentan al Juzgado, con claro interés obstructivo, un escrito para evitar la terminación del concurso” y en el que reclamaban la nulidad del acuerdo

Según la querella, la decisión de los administradores “evidencia una clara extralimitación de los administradores concursales” y reprocha que, con su postura, bloquearon el regreso a la sociedad de 400 millones de euros. Por lo que respecta al caso concreto de Baragañas, les acusa de frenar una treintena de demandas contra entidades financieras como BBVA o Popular que “hubieran supuesto una entrada en caja de 42 millones de euros”. Esta desestimación, destacan, favorecen a estos bancos frente al resto de los acreedores.

Además, la querella considera en el escrito que “unos administradores que ganan más de 118.000 euros al mes”, tratan “de entrar en fase de liquidación para mantener los honorarios profesionales”, porque “la aparición del Convenio, con apoyo de la gran mayoría de los acreedores, supone “el fin de los honorarios profesionales”.

"La posición inicial de los administradores, tendente a la igualdad de trato a los acreedores, mantenimiento de la viabilidad de la compañía y cumplimiento siquiera parcial de las obligaciones societarias, era solo un engaño", denuncia Baragañas al juez en la querella.

Esta nueva querella se une a la ya presentada ante el mismo juzgado por Nozar SA el pasado 3 de noviembre en la que se solicitaba “la separación de estos dos profesionales que componen la administración concursal, alegándose entonces la existencia de “justa causa para ello”. Esta solicitud se fundamentaba en “la existencia de hostilidad evidente entre dichos profesionales y la sociedad deudora”