Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revés en EE UU a la persecución del tráfico de información privilegiada

Un tribunal de apelaciones en Nueva York anula las penas a dos gestores de fondos especulativos

La estrategia seguida en Estados Unidos contra el uso de información privilegiada en Wall Street recibió un duro revés, después de que un tribunal de apelaciones tumbara las penas impuestas hace dos años a dos antiguos gestores de fondos especulativos. El juez considera que el fiscal Preet Bharara fue demasiado lejos al interpretar la definición del delito.

El caso protagonizado por Todd Newman y Anthony Chiasson estaba siendo muy seguido en los círculos de inversión en Nueva York, por sus implicaciones en la labor de policía que realizan el Departamento de Justicia y al regulador bursátil. Y así ha sido. Por un lado, el magistrado considera que hay una falta de evidencias que prueben que se beneficiaron de información confidencial.

Pero lo más relevante, según los expertos legales, es que con su decisión se restringe la interpretación que se hace de lo que se considera información privilegiada. Newman y Chiasson fueron acusados de haber sacado tajada de datos relevantes de compañías tecnológicas como Dell y Nvidia, que no estaban disponibles para el resto de inversores. Eso les permitió jugar con ventaja.

Ahora el tribunal de apelaciones considera que los dos gestores no sabían cómo se obtuvo esa información y, por tanto, desconocían que estuvieran violando las reglas de buen juego. Tampoco está probado, como deja por escrito el juez Barrington Parker, que Newman y Chiasson supieran que las personas que le dieron el soplo lo estaban haciendo con intención de ganarle dinero.

Lo que está por ver es cómo la interpretación que hace Parker afecta a otros casos en proceso de apelación, como el de Michael Steinberg de SAC Capital, o a las investigaciones en curso. Bharara logró durante los últimos cinco años imponer penas contra 82 individuos. “Esperamos que otros se beneficien ahora de reglas más claras en este ámbito”, comentaron los abogados de los gestores.