Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hotel penaliza con 125 euros por dejar malas críticas en Internet

Las autoridades de Reino Unido exigen al establecimiento que retire la polémica cláusula

Imagen de Google de la la fachada del hotel.
Imagen de Google de la la fachada del hotel.

El grado de exposición de los hoteles o restaurantes a los comentarios en Internet y, sobre todo, las dificultades que a veces encuentran para remontar las críticas han llevado a un establecimiento hotelero de Blackpool, Reino Unido, a tomar una medida drástica: aplicar un recargo de 100 libras (125 euros) a los clientes que dejen opiniones negativas en la Red. Esta cláusula, además de no tener precedentes, es de una legalidad cuestionable ante la prevalencia de la libertad de expresión, lo que ha llevado a las autoridades a exigir al hotel que la retire.

El caso ha saltado a los medios tras la denuncia pública de un matrimonio, Tony y Jan Jenkinson, que criticó que el hotel Broadway era "asqueroso, sucio, maloliente" y que estaba "podrido" en la web de TripAdvisor. La pareja, que pagó 36 libras por una noche de habitación más desayuno, se llevó una sorpresa a los dos días al ver un cobro de 100 libras del mismo establecimiento. El argumento que esgrimió la empresa era su "política contra las críticas malas".

Según informa la BBC, esta política hace referencia a una cláusula que establece que "por cada mala crítica que se deje en cualquier página web, se aplicará un recargo de 100 libras al organizador del grupo". "Aunque nuestros clientes habituales y parejas aman el hotel, puede que sus familias o amigos no", justifica el hotel.

"Molesto no es lo suficientemente fuerte como para describir lo que siento. ¿Qué ha pasado con la libertad de expresión?", ha declarado a la BBC Tony Jenkinson, un conductor jubilado de 63 años de edad. Tras denunciar el caso a las autoridades, el Ayuntamiento de Blackpool, al norte de Inglaterra, ha reclamado al hotel que cesen en su política, devuelvan las 100 libras. Además, han asegurado que es "un caso único", según el concejal Gillian Campbell. "Vale la pena recordar que la gran mayoría de los hoteles en Blackpool tienen buena reputación”, añadió.

Más información