Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barclays incluye la cuestión catalana y Podemos entre los riesgos de 2015

El banco británico advierte de que España afronta elecciones con muchas incertidumbres

Un hombre pasa por delante de una sucursal del Barclays.
Un hombre pasa por delante de una sucursal del Barclays. EFE

El banco británico Barclays ha incluido a la política española entre los factores que podrían frenar la recuperación económica por la incertidumbre que se abren con vistas a los próximos comicios. Así, si los sondeos apuntan a un mayor peso de los partidos favorables a la independencia en las autonómicas de Cataluña, en opinión de esta entidad, el ascenso del partido de "ultraizquierda" Podemos en las recientes europeas "podría complicar la formación de un futuro Gobierno" en las generales.

La entidad, según indica en una nota remitida a sus clientes, afirma que el dato del PIB del tercer trimestre, que arroja un aumento del 0,5% con respecto a junio, es "coherente" con sus previsiones. Sin embargo, inmediatamente a continuación advierte de que han aumentado los "riesgos a la baja por la falta de coordinación política y la ausencia de motores de crecimiento a nivel europeo". Para 2014, espera un alza del 1,3% del PIB y, para el próximo ejercicio, un 1,8%.

Con la vista puesta en el tercer trimestre, Barclays añade que "la mayor parte de la contribución al crecimiento vino de parte de la demanda interna, mientras el débil crecimiento del segundo y tercer trimestre suponen una moderación de la demanda externa desde sus principales socios, incluidas las tres grandes economías del euro".

La entidad ha publicado también este jueves sus resultados, que arrojan un beneficio neto atribuido de 1.505 millones de libras esterlinas (1.912 millones de euros) en los nueve primeros meses del año. Estos resultados suponen una mejora del 27,3% con respecto al mismo periodo de 2013, informó la entidad, que precisamente recoge en sus cuentas una pérdida de 364 millones de libras (462 millones de euros) derivada de la venta de su red en España a Caixabank.

En concreto, la entidad británica precisó que esta pérdida se explica al contabilizar un impacto negativo de 680 millones de libras (864 millones de euros) por impagos de activos españoles incluidos en la venta, parcialmente compensados por una plusvalía de 316 millones de libras (401,5 millones de euros) a través de determinados instrumentos de cobertura.

Asimismo, Barclays espera asumir un impacto negativo adicional de 100 millones de libras (127 millones de euros) al completar la transacción como consecuencia de la evolución del euro en el mercado de divisas.