Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crédito concedido por el BBVA cae un 7% y espera que suba en 2015

El banco dice que “se despide a empleados por uso indebido de 100 euros con la tarjeta”

El BBVA obtuvo un beneficio neto de 1.929 millones hasta septiembre de 2014, un 37,3% menos que un año antes. El mercado no acogió bien los resultados: las acciones cayeron un 4,07%, algo menos que otros bancos: Popular (-5,64%), Sabadell (-5,44%) y CaixaBank (-3,45%). El beneficio por acción del BBVA descendió un 38,6%. La entidad destacó que ha obtenido una de las mejores notas entre los grandes bancos en los test de solvencia del BCE.

Según el banco, la caída se debe a que en el tercer trimestre de 2013 contaron con los ingresos de la venta de sus negocios de reaseguro en España y de pensiones en México, Colombia y Perú y no ha habido extraordinarios este año. No obstante, la cuenta de resultados, que tiene los márgenes a la baja, se beneficia del descenso de las provisiones (-21%). Los países emergentes empujaron el beneficio, sobre todo México, que logró 1.349 millones (+11,5%) y ya supone el 43% de todo lo que obtiene el grupo. América del Sur y Turquía también ganaron más. Por el contrario, Estados Unidos descendió un 2,3% y en España el grupo solo obtuvo 238 millones.

Al margen de las cuentas, el crédito neto a los clientes en España cayó un 7%. El consejero delegado, Ángel Cano, comentó que al final del año caerá menos y que podría subir en 2015 “si se confirma el crecimiento del PIB en el 2%. Estamos dando más préstamos a las pymes, un 10%, y en hipotecas nuevas, un 12% más”. No obstante, el saldo total cae porque son más las amortizaciones de hipotecas que las concesiones.

Cano desmintió que los bancos no quieran prestar. “Existe un exceso de interés por crecer en créditos. Para nosotros es crítico pero falta demanda solvente”. ¿Qué es demanda solvente?, se le preguntó: el director financiero, Jaime Sáenz de Tejada, comentó que “aquella que es capaz de devolvernos lo que le dejamos”.

El crédito concedido por el BBVA
cae un 7% y espera que suba en 2015

El otro tema estrella de la presentación de resultados fue la corrupción y el escándalo de las tarjetas black. Cano fue tajante y pidió a toda la sociedad, empresarios, políticos, banqueros y medios de comunicación, que hagan un frente común para erradicar “de una vez por todas” la corrupción en España. Mostró su esperanza en que estos “desafortunados” casos de corrupción sean “el principio del fin” de esta lacra que tanto perjudica la imagen exterior de España. “No se puede estar en la primera página de los diarios internacionales con estos temas. Eso sí perjudica” admitió. No obstante, Cano no reclamó medidas concretas.

Sobre las tarjetas opacas de la antigua Caja Madrid y Bankia, el consejero delegado aseguró que en el BBVA son extremadamente rigurosos en este tema para evitar usos indebidos. Explicó que han llegado a tener que despedir a algún empleado por gastar “100 euros” sin justificación. “Las tarjetas están para pagar una comida con clientes o para utilizarlas si haces un viaje de trabajo, no para comer con tu familia ni para ponerle gasolina a tu coche”, zanjó Cano.

En el BBVA el 30% de la plantilla, unos 25.000 empleados, tienen tarjeta corporativa bien por su cargo o porque son empleados que viajan con frecuencia. Estas visas tienen un sistema de alarmas que se dispara cuando hay gastos nocturnos o en fin de semana. La división de auditoría interna se encarga de pedir los justificantes.

La entidad ganó 1.929 millones hasta septiembre de 2014, un 37% menos

El número dos del banco afirmó que los principios éticos son básicos en la entidad “a todos los niveles”. A continuación, fue preguntado si en el BBVA podría haber un consejero imputado por uno de los escándalos financieros (en alusión velada a Rodrigo Rato, que está en el Santander), y respondió: “Después de lo que he dicho, imagínatelo”.

Sobre la situación en Cataluña, donde la entidad se ha convertido en el segundo mayor banco tras la compra de Catalunya Banc, se mostró confiado en que el Estado y la Generalitat llegarán “a un entendimiento, ya que hay un amplio espacio para ello. Las cuestiones económicas son las más importantes en este asunto”.

Cano admitió que la sociedad ha dado la espalda a los bancos. “Debemos volver a conquistar a la sociedad”, afirmó. Explicó que dentro de las actividades de banca responsable, ayudan a 62.000 familias con problemas para pagar la hipoteca, además de trabajar con la OCDE para elevar la educación financiera, y tienen programas para crear empleos con los autónomos, así como planes de integración de discapacitados. “Es nuestra responsabilidad”, concluyó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información