Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botín: “Si los bancos actúan con negligencia, se destruye la confianza”

La presidenta del Santander dice que su banco será "sencillo, cercano y transparente"

Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander

Ana Botín, presidenta del Banco Santander desde hace un mes y medio, ha pronunciado su primera gran intervención tras sustituir a su padre. La cita era en la Conferencia Internacional de Banca, organizada por la entidad en Madrid, ante un elenco de autoridades internacionales.

Botín, en un mensaje muy diferente de los que acostumbraba su antecesor, realizó una crítica a la actuación de los banqueros en estos seis años de la crisis, consciente del malestar social que genera el sector financiero.

“Los bancos existen para contribuir al progreso de las personas y las empresas. Está en nuestra mano apoyar el crecimiento, generar riqueza, crear puestos de trabajo e invertir en la sociedad en la que desarrollamos nuestra actividad. Si no cumplimos nuestra función, no progresan ni los bancos ni la sociedad a la que servimos. Y si actuamos con negligencia se destruye la confianza de la sociedad. Demasiados banqueros perdieron de vista su función básica antes de la crisis. Y, como sector, perdimos gran parte de la confianza que la sociedad había depositado en nosotros”.

La solución, para Ana Botín (Santander, 1960), es “restaurar la confianza” lo que exige “repensar cómo trabajamos, cómo hacemos las cosas, cómo nos comportamos con nuestros empleados, clientes, accionistas y con la sociedad. En Santander, queremos hacer una banca sencilla, cercana y transparente”, afirmó. “Tres conceptos que me oirán repetir en los meses y años venideros”, apostilló.

Prueba de este enfoque en el cliente es que uno de los paneles más interesantes, según algunos de los presentes, fue el de Marc Bolland, consejero delegado de Marks & Spencer, y John Cridland, director general de la patronal de la industria británica. Ambos desarrollaron las enseñanzas desde la industria para recuperar la confianza de los clientes.

Hasta este año, los discursos de esta jornada incidían en las nuevas normas internacionales, los cambios regulatorios y los desafíos de futuro ante el impacto que la crisis había provocado en las entidades. Sin embargo, Ana Botín ha analizado la situación del sector desde el punto de vista del cliente y de la sociedad. “Ha sido un discurso muy pegado al terreno, consciente de que el problema que tiene la banca es la falta de credibilidad y de reputación en la sociedad”, apuntó un ejecutivo presente en el acto. Según algunos de los presentes, el giro en su discurso tuvo buena acogida tras demasiados escándalos y corruptelas en el sector tanto nacional como internacional.

Por primera vez, no acudieron representantes del Banco de España, del Banco Central Europeo ni la Autoridad Bancaria Europea (EBA) por la cercanía a la presentación de los resultados de los test de estrés, que se conocerán este domingo.

En su discurso, Ana Botín también se cuestionó si la regulación del sector financiero tiene el “equilibrio adecuado” para conseguir un sistema “más estable y un crecimiento económico fuerte, sostenible y justo. Si estamos para contribuir al progreso, los bancos deben poder hacer su trabajo de forma prudente pero también efectiva”, reivindicó. “En este momento sería bueno tener más claridad sobre la cantidad y estructura del capital: la claridad es esencial para, teniendo en cuenta el crecimiento previsto de nuestro negocio, poder planear y luego comunicar a nuestros inversores la rentabilidad que pueden esperar de nosotros”, añadió tocando un tema clave en para el sector y para el Santander.

En el acto estaban presentes autoridades como el ministro de Economía, Luis de Guindos, representantes del Banco de Inglaterra, del Banco de Brasil, de la Organización Internacional de las Comisiones de Valores y Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable (hasta su inminente relevo) de Competencia.

Aprovechó este público para reclamar “el equilibrio adecuado entre objetivos que compiten entre sí: reforzar el capital y la liquidez; reducir la complejidad; facilitar la resolución de entidades; y mejorar el gobierno corporativo, permitiendo que los bancos contribuyan al crecimiento”.

La presidenta del Santander comentó que España era un “buen ejemplo” de los beneficios de acometer reformas estructurales, tal y como se mencionó “repetidamente” en el pasado FMI celebraod en Washington. “España ha registrado un impresionante cambio de tendencia. La productividad se han disparado y el país se ha convertido en el campeón de la exportación en Europa”, alabó ante el ministro de Economía.

Más información