_
_
_
_

Nuevas formas de financiar tus ideas

El frenazo en el crédito tradicional no puede parar la voluntad de emprender

Una muestra de emprendedores en EE UU.
Una muestra de emprendedores en EE UU. JASON ALDEN (BLOOMBERG)

“Querer es poder”. La intención de querer algo es la primera piedra en la que basar nuestros deseos. Pero con la intención en ocasiones no es suficiente. La falta de dinero es el muro con el que muchas personas se encuentran a la hora de emprender un nuevo proyecto, de alcanzar una meta o de solucionar algún tipo de problema. La clave está en encontrar la forma de sortearlo.

A favor tenemos que existen distintas vías de financiación, desde las más clásicas hasta las más novedosas. La crisis supuso un cierre de puertas de acceso al crédito bancario (aunque actualmente están de nuevo abriéndose muy poco a poco), y ya se sabe que “cuando una puerta se cierra, una ventana se abre”, es decir, se fomentaron otros canales y vías para la financiación que se escapaban de las más tradicionales. Conceptos como la financiación colectiva o el mecenazgo son ahora una alternativa para muchos emprendedores, o bien vías como créditos rápidos o P2P son la forma de encontrar solución a un problema económico.

Crowdfunding

Dos vías novedosas de financiación para que los proyectos empresariales puedan llegar a ver la luz y no quedarse en una simple idea guardada en un cajón. El crowdfunding consiste en la financiación colectiva, es decir, se basa en la aportación económica de muchas personas para financiar un proyecto de cualquier naturaleza. Además de pueden identificar hasta cuatro formas de crowdfunding según la Asociación Española de Crowdfunding: de donación, de inversión, de recompensa o incluso de préstamo. Según esta asociación, este modelo de financiación consiguió que 1,2 millones de proyectos pudiesen convertirse en realidad en todo el mundo y sin que supusiese ningún coste para los entes públicos. En España en 2013 se estima que la recaudación obtenida a través de este sistema fue de 19 millones de euros.

Business Angels

Se trata de un inversor particular, ya sea persona física o jurídica, que decide aportar capital principalmente, aunque también pueden aportar experiencia y una red de contactos. Se trata de una inversión privada en empresas que están en una fase de desarrollo o bien en una fase ya de expansión y crecimiento. Esta figura cubre la falta de financiación que un emprendedor puede tener en los pasos iniciales del proyecto. Según un informe de Venture Capital, en 2013 los business angels en España realizaron en España una inversión de 21,2 millones de euros junto con las aceleradoras-incubadoras de empresas, lo que supone el doble de volumen de inversión que en 2012.

P2P y créditos rápidos

Esta forma de obtener financiación está encaminada a una escala menor, es decir, a personas que necesitan un préstamo y a personas que buscan una forma de invertir su dinero. El P2P, acrónimo de peer to peer, se basa en empresas y plataformas que ponen en contacto a inversores con dinero y emprendedores con ideas. Las entidades de intermediación gestionan este tipo de préstamos; los solicitantes deben exponer para qué se quiere el dinero y su situación financiera.

Los créditos rápidos son otra opción de cara a necesidades urgentes y por importes más pequeños. Su propio nombre indica velocidad a la hora de realizar los trámites y se consigue evitar el papeleo que es necesario cuando el crédito se solicita a una entidad bancaria tradicional. En 24 horas se puede tener el dinero en la cuenta, eso sí, el importe máximo suele ser de 600 euros. Son una opción para ponerle solución a situaciones urgentes y en los que hay que tener muy en cuenta el plazo y los intereses marcados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_