Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagarde dice que Alemania puede “hacer más” por la reactivación europea

La directora gerente del FMI dice que España avanza con las reformas pero no basta contra el paro

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde.
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. EFE

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, consideró que Alemania puede hacer más, con subidas salariales y mayores inversiones en infraestructuras, para estimular la demanda y favorecer la recuperación en el país y en el conjunto de la zona euro.

"Alemania es uno de los raros países de la zona euro que tiene margen presupuestario", comentó Lagarde en una entrevista divulgada hoy por la emisora francesa Radio Classique, en la que reconoció que el Gobierno de Angela Merkel ya prevé un aumento de salarios y más inversiones públicas en vías de transporte.

"Al FMI nos parece que puede hacer más, en interés de Alemania", añadió. En otra entrevista publicada por "Les Echos" precisó que Alemania podría dedicar a sus infraestructuras de transporte 0,5 puntos del Producto Interior Bruto (PIB) por año durante cuatro años, en lugar de los 0,2 puntos previstos por su Ejecutivo.

Además, "Alemania podría también contribuir a la recuperación europea con mayor distribución de salarios" porque así los consumidores alemanes "alimentarían" la demanda.

Por otra parte, España es el único país de la zona euro que está progresando actualmente gracias a las reformas estructurales que ha llevado a cabo y que empiezan a dar resultados, señaló la directora del FMI, que pidió a los demás que "pasen de las palabras a los hechos".

"El único país que progresa, aunque no es suficiente" para absorber la bolsa de parados que tiene "es España", afirmó Lagarde en  Radio Classique.

Preguntada sobre si se están haciendo en la eurozona demasiados recortes presupuestarios, respondió que se limitan para el conjunto de los países a 0,3 puntos de PIB, de forma que "no se puede hablar de una política de austeridad excesiva".

"El ritmo de reducción del déficit presupuestario nos parece apropiado en cada país", indicó, al tiempo que recordó que en el Pacto de Estabilidad que fija los objetivos de reducción del déficit "hay un cierto margen de maniobra" para que la Comisión Europea tenga en cuenta las reformas que se llevan a cabo para marcar el ritmo.

En cualquier caso, insistió en que "hay que cumplir los compromisos en materia de reducción del déficit", y aunque la inflación sea más baja de lo que se había anticipado, eso "no se puede utilizar como escudo para aplazar los esfuerzos necesarios en el gasto" público.

A ese respecto, hizo notar que si esos recortes se compensan en gran parte con rebajas de impuestos, como se plantea en Francia, "el efecto sobre la demanda queda contenido".

La directora gerente subrayó que el FMI no habla de deflación en Europa, sino de "una inflación débil de forma duradera, incluso muy débil". Y estimó que las medidas anunciadas para hacer frente a esa situación por el Banco Central Europeo (BCE), que la semana pasada disminuyó sus tipos de interés a un nuevo mínimo histórico "van en la buena dirección" porque harán más fluidas la financiación de las empresas.

"Esas medidas provocaron un efecto sorpresa, lo que no está mal, puesto que acarrearon una caída del euro respecto al dólar", añadió. A su juicio, esa tendencia a la depreciación del euro "es buena" para alentar la recuperación.