Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La embotelladora de Coca-Cola contrata a Pimentel para mediar con la plantilla

El exministro intenterá llegar a un acuerdo con los trabajadores tras la sentencia de la Audiencia

El exministro de Trabajo, Manuel Pimentel.
El exministro de Trabajo, Manuel Pimentel.

Coca-Cola Iberian Partners ha contratado a Manuel Pimentel como interlocutor con los sindicatos, según ha informado este jueves la embotelladora de la marca en España. La labor del exministro será negociar con los representantes de los trabajadores tras la decisión de la Audiencia Nacional de anular el expediente de regulación de empleo de la compañía. La sentencia obliga ahora a la embotelladora a readmitir a los 821 despedidos pese a que ha cerrado cuatro de sus plantas en España.

El que fuera responsable de la cartera de Trabajo durante apenas un año en el primer gabinete de José María Aznar ya destacó como mediador en el conflicto entre AENA y los controladores. Ahora, Pimentel tendrá que liderar el nuevo periodo de conversaciones propuesto por la compañía a los representantes sindicales. Según destaca Coca-Cola Iberian Partners, tiene una “amplia y reconocida experiencia” en este tipo de procesos.

En el comunicado en el que dio a conocer el fichaje, la embotelladora defiende que, con la incorporación de Pimentel, “reitera su vocación de lograr la mejor solución para todos”. Además, confía en que este gesto tenga continuidad por parte de los sindicatos para iniciar un diálogo “constructivo” que culmine con un acuerdo que “haga compatible la defensa de los intereses de todos los trabajadores, con el futuro de su nuevo proyecto empresarial”.

En su defensa, la embotelladora insiste en que el proceso de integración de las siete empresas que había en España y que dieron lugar a Coca-Cola Iberian Partners es de “gran relevancia” para la economía nacional. El motivo, esgrimen, es que “da lugar a la creación de la mayor empresa agroalimentaria del país, asegura el presente de sus más de 4.500 trabajadores directos y más de 15.000 empleos indirectos y abre para todos ellos un escenario de oportunidades a través del crecimiento futuro del negocio, tanto dentro como fuera de España”.

Sin embargo, la Audiencia Nacional anuló el expediente precisamente porque la empresa no realizó adecuadamente el proceso de fusión y no comunicaron el cambio de empresa a los representantes de los trabajadores. También, porque no explicaron los planes de reestructuración y porque llevaron a cabo se produjeron prácticas de esquirolaje.

Desde los sindicatos, Sebastián Serena, de UGT, reconoció que la decisión de la embotelladora de buscar otro interlocutor supone “un paso adelante” en la negociación. No obstante, restó peso a la elección de Pimentel para ello. “No nos importan tanto las personas o los nombres como las propuestas que se hagan para llegar a un acuerdo”, añadió.