Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primeros ingresos de los fondos FAB de Sareb

El fondo Bull logró 11,5 millones por 130 inmuebles entre julio y diciembre de 2013

Edificios de oficinas del FAB Corona en la avenida de Manoteras, 44 de Madrid.
Edificios de oficinas del FAB Corona en la avenida de Manoteras, 44 de Madrid.

El banco malo, que ha liberado a las entidades con problemas de los inmuebles y créditos que pesaban en su balance, ha empezado a hacer algo de caja, gracias a la venta de algunos de los pisos que fueron a parar al fondo Bull.

No todo es alegría en la casa del pobre. De momento, este fondo de activos bancarios (FAB) y los otros dos creados por la Sareb junto con un inversor, daban a 31 de diciembre pérdidas. Además, se han montado gracias a la financiación del propio banco malo que, como accionista de los FAB, también asume riesgos.

El FAB Bull, creado el 26 de julio con el fondo HIG Capital, integra 1.687 inmuebles (939 son viviendas; 550 plazas de garaje; 21 locales y 177 trasteros). HIG tiene el 51% del accionariado y la Sareb, el 49% restante.

Bull no fue legalmente constituido hasta el 13 de diciembre, ya bajo la gestión de Intermoney Titulización. Desde el 26 de julio hasta esa fecha, Monthisa, que comercializa los inmuebles del fondo, había logrado vender 128 inmuebles por 11,33 millones de euros, y dos más en la segunda quincena de diciembre, ya con el FAB constituido, que reportaron 214.000 euros más.

Una de las promociones que ha dado ingresos a Bull, la de la calle López de Hoyos 127 de Madrid, está como la del 102 de la de calle San Carlos en Alicante, inacabada. La primera se levantaba sobre una parcela que Vallehermoso compró hace más de una década y, como la mayor parte de las otras 34 que integran Bull, llegó a la Sareb de la mano de Bankia.

Ahora, Monthisa, la inmobiliaria encargada de administrar los activos de Bull —gestión por la que en 2013 percibió 203.000 euros de la Sareb— ofrece en esta promoción un apartamento con 61 metros cuadrados de superficie a un precio de 190.000 euros. Por los pisos de dos a cuatro dormitorios pide hasta 402.500 euros.

El otro activo del FAB Bull en Madrid resulta más problemático. Es un edificio ocupado desde hace dos años en pleno barrio de Lavapiés, en el número 36 de la calle de Sebastián Elcano. Cuenta con casi 70 viviendas vacías y tapiadas tras su desalojo y otras 20 alquiladas. En este periodo, el proceso se ha saldado con siete causas judiciales abiertas y tres juicios por delitos de usurpación, el último el pasado mayo.

Como queda reflejada en la escritura de constitución del FAB Bull, la Sareb adelanta el dinero para que el FAB empiece a funcionar. Hasta el pasado 31 de diciembre, el banco malo había recibido del fondo 350.000 euros por el primer devengo correspondiente a los 24,7 millones de euros en valores emitido por el FAB y suscritos por el banco malo. Además de 1,83 millones correspondientes a impuestos indirectos que ingresa por la transmisión.

El resto del pasivo con el que nace el FAB Bull lo financia directamente la propia Sareb, con un préstamo de 43 millones y una línea de liquidez de hasta otros 10 millones más. El banco malo también ha abonado al fondo 9,77 millones de euros, como parte de las provisiones. Al cierre de su primer ejercicio, reducido tan solo a 17 días del pasado diciembre, Bull acabó con pérdidas de casi 1,67 millones de euros.

En el FAB Bull al menos había un inversor, HIG que, por su participación del 51%, ha aportado casi 26 millones al suscribir una emisión en valores, mientras que en el FAB Teide, el fondo Fortress, no asume ningún riesgo. Es la propia Sareb, —con el 15% del FAB— la que suscribe íntegramente la emisión de valores por un importe de casi 88 millones y, además, concede un préstamo de 58 millones de euros y una línea de liquidez de otros casi 15 millones de euros. 

Fortress obtendrá el 85% de los rendimientos recurrentes y de la venta final de los 2.441 inmuebles transferidos en el FAB Teide, que cerró 2013 con pérdidas de 2 millones de euros.

Teide cuenta en la Comunidad de Madrid con ocho promociones en localidades como Pinto, Villalbilla, Torrelodones o Las Rozas. Suman 321 viviendas, 383 plazas de garaje, 16 locales, cuatro trasteros y un solar.

Por lo que al FAB Corona se refiere es la Sareb la que se lo guisa y se lo come. Como único partícipe del fondo se ha autovendido, por 80 millones de euros, cuatro edificios de oficinas alquiladas en el norte de Madrid (en la imagen). Y lo ha hecho emitiendo, —a través de la gestora Ahorro y Titulización— deuda por 48 millones de euros. Además, el banco malo se ha autoconcedido un préstamo de 32 millones a un interés fijo del 5%, y una línea de crédito de cuatro millones, de los que, a 31 de diciembre de 2013, se habían dispuesto 597.000 euros. Cerró diciembre con 38.000 millones de pérdidas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >