Pescanova perdió 719 millones en 2013 y tiene un agujero de 2.237 millones

La compañía, que acaba de salir del concurso de acreedores, reduce su facturación un 21% La empresa reformula el balance de 2011 y reconoce que entonces ya perdió 260 millones

Sede central de Pescanova en Chapela, en Redondela (Pontevedra)
Sede central de Pescanova en Chapela, en Redondela (Pontevedra)EFE

Pescanova perdió 719 millones de euros en 2013. Además, tiene un agujero en su patrimonio de 2.237 millones de euros. La compañía, que la semana pasada salió del concurso de acreedores, acaba de presentar sus cuentas. Los números rojos son inferiores a los del 2012, cuando las pérdidas ascendieron a 790 millones. Sin embargo, el desfase entre sus activos y sus pasivos se ha hecho todavía mayor, ya que el año anterior era de 1.487 millones, 750 millones más estrecho.

El grupo ha vivido un ejercicio 2013 de infarto. El mes de febrero la antigua cúpula solicitó el preconcurso de acreedores. Y poco después de que se declarara en suspensión de pagos, en abril, buena parte de sus dirigentes (entre ellos el presidente Manuel Fernández de Sousa) fueron imputados, tras confirmarse que la contabilidad de la compañía no reflejaba la realidad. Pese a todo, durante el ejercicio las fábricas no han parado y la actividad ha seguido adelante más o menos con normalidad. Sin embargo, las turbulencias han pasado factura a la compañía gallega: la facturación ascendió a 1.063 millones de euros en 2013, frente a los 1.354 millones del ejercicio precedente, es decir, que la crisis interna ha hundido sus ventas un 21%.

El agujero patrimonial, además de por las abultadas pérdidas de los últimos años, guarda sin duda relación con las enormes deudas que acumula la empresa: a corto plazo, el pasivo financiero se eleva a 2.641 millones de euros, frente a los 2.925 millones del año anterior, el 9,7% menos. Además, también a corto plazo, adeuda a acreedores comerciales 168 millones y a la Administración Pública otros 44 millones. A largo plazo, la deuda financiera es de 180 millones de euros (frente a los 250 del 2012), a lo que se suman cerca de 150 millones más por distintos conceptos. La compañía, sin embargo, recuerda que acaba de salir del concurso de acreedores, y que está inmersa en un proceso de reestructuración, que incluye una importante quita de deuda, por la que la banca acreedora toma buena la mayoría del control de la pesquera.

Las cuentas que presenta este año la compañía tienen poco que ver con las que aseguraba atesorar en 2011, antes de salir a la luz los tejemanejes contables de su cúpula. En aquel ajercicio, la pesquera aseguró que había ganado 48,8 millones de euros. En realidad, según ha reconocido también hoy Pescanova, que ha reformulado esa contabilidad, en el ejercicio de 2011 perdió 260 millones, y su agujero patrimonial ascendía ya a 791 millones de euros, según las cuentas consolidadas del grupo.

La firma responsable de auditar los números de la pesquera del 2013 ha sido de nuevo BDO, la misma compañía que las ha auditado desde hace 11 años, y cuyo trabajo fue puesto en duda al estallar la crisis de la compañía y revelarse que en los informes de años anteriores se habían maquillado millones de euros de deudas. En esta ocasión la firma incluye una salvedad en la memoria de 2013, relativa a la dificultad de avalar las cuentas de ejercicios anteriores: "En la formulación de las cuentas anuales del ejercicio 2013, se han realizado determinados juicios de valor y estimaciones, relativos al registro de los gastos financieros asociados a la deuda financiera, a la retrocesión de ventas y compras cuyo objetivo principal era la obtención de financiación, realizadas en el ejercicio 2012 y anteriores y en el primer cuatrimestre de 2013 —antes de la entrada en situación concursal— así como acerca del nivel de margen bruto de las operaciones de la Sociedad y a los criterios seguidos en la eliminación de diferencias en saldos con sociedades del Grupo. Estos juicios de valor y estimaciones, representan la mejor estimación del Administrador Concursal basándose en la información disponible a la fecha de formulación de las cuentas anuales", señala el informe.

Sobre la firma

Cristina Delgado

Es subdirectora y se encarga de la edición digital de EL PAÍS. Antes fue redactora jefa de Economía, sección en la que se incorporó al periódico, en 2008. Licenciada en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, ha realizado el máster UAM-ELPAIS y posgrados de información económica y gestión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS