Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
RESERVA FEDERAL

Yellen afirma que el estancamiento en el primer trimestre de EE UU es transitorio

La presidenta de la Fed sigue adelante con la estrategia de retirada paulatina de los estímulos

Asegura que mantendrá los tipos bajos y vaticina un repunte "sólido" en el segundo trimestre

Yellen sonríe antes de empezar su intervención en el Congreso
Yellen sonríe antes de empezar su intervención en el Congreso AP

Janet Yellen camina sobre una fina línea en el proceso de transición hacia la normalidad monetaria en Estados Unidos. La presidenta de la Reserva Federal evita por eso hacer pronunciamientos rotundos sobre la marcha de la economía, aunque repite que la hoja de ruta marcada no cambia pese al decepcionante ritmo de crecimiento del primer trimestre. La contratación en abril, cuando se crearon 288.000 empleos, le da tranquilidad, aunque el dato revela las vulnerabilidades que arrastra el mercado laboral. Le preocupa también el frenazo en la vivienda.

La jefa de la autoridad monetaria está convencida de que el estancamiento sufrido en el arranque de 2014 es “transitorio” y que en el segundo trimestre el crecimiento será más "sólido". En su opinión, se acabará el año en una mejor situación que en 2013, ejercicio que se cerró con un crecimiento del 1,9%. Pero hasta verlo, insiste, se justifica que se siga estimulando la economía para apoyar una recuperación gradual y mantiene su plan de retirada programada de las ayudas.

Yellen ha intervenido en el comité económico de la Cámara de Representante. Este jueves, volverá a hacerlo en la comisión de presupuestos del Senado. La primera lectura del dato de crecimiento dio una expansión de la actividad económica de solo el 0,1%, principalmente por el efecto del mal tiempo. Los bancos de inversión no descartan incluso que en la próxima revisión salga una contracción de dos o tres décimas porcentuales.

Los datos de marzo y abril, sin embargo, ya muestran un repunte de la actividad, aunque siguen siendo confusos. Por eso, la jefa de la autoridad monetaria siguió mostrando en su intervención inicial más una imagen de paloma —laxa— que de halcón —restrictiva— en materia de política monetaria. Lo que más interesaba era escuchar los comentarios que pudiera hacer sobre el mercado laboral.

En abril, se crearon 288.000 empleos y el paro bajó al 6,3%, que es el nivel en el que estaba cuando colapsó Lehman Brothers. El problema es que la mejora del desempleo se debió a que la tasa de participación —población activa— cayó de nuevo y está como hace 35 años. También, que los salarios están estancados y que el número de personas forzadas a trabajar a tiempo parcial sigue creciendo. Hay una mejora, dice la presidenta, pero “está lejos de ser satisfactoria”.

Mercado inmobiliario

Yellen se ha referido también al mercado inmobiliario, donde ahora ve riesgos de que el paso atrás detectado en los últimos meses sea un proceso “más prolongado de lo previsto”, lo que puede plantear un freno para la recuperación. La actividad en el sector de la vivienda durante los últimos dos años fue el principal factor que dio sustento al crecimiento. Por su palabras, se interpreta que el buen tiempo no irá acompañado del repunte en la actividad necesario.

La próxima reunión de la Reserva Federal no está prevista hasta mediados de junio. El acta de la última se publica el 22 de mayo. La Fed está comprando ahora deuda a un ritmo de 45.000 millones de dólares al mes, tras cuatro rebajas consecutivas. Es la cantidad con la que comenzó la ronda de estímulos por la vía no convencional en septiembre de 2012. El objetivo es tenerlo desmantelado por completo para el próximo otoño.

Los tipos de interés están, entre tanto, estancados en el 0% desde diciembre de 2008 y no se espera que el primer alza en el precio del dinero llegue hasta mediados de 2015. Janet Yellen se limitó a decir que permanecerán ahí "durante un periodo considerable" aunque concluyó haciendo énfasis en que la política monetaria se aplique de una manera flexible, para responder mejor a los cambios en las proyecciones económica.