Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública en manos de inversores extranjeros supera los 300.000 millones

El peso de los foráneos en bonos y letras aumenta en detrimento de la banca doméstica

El dinero extranjero mantiene su idilio con la deuda pública de la periferia del euro. La cartera de inversión foránea en bonos y letras españoles cerró marzo con un récord histórico al alcanzar un volumen de 302.710 millones de euros, unos 8.000 millones más que en el mes anterior, según los datos que ha publicado el Tesoro.

Con este aumento, el peso de los inversores no residentes en los títulos españoles aumentó algo más de medio punto, del 42,37% al 42,98%, si bien queda lejos de años como 2010 o 2011, cuando su porción del pastel superaba el 50%, pese a no llegaban a los 300.000 millones en papel, porque el total de la deuda viva emitida por el Tesoro Público era de algo más de 557.000 millones y hoy son 704.306 millones.

La banca española, en cambio, ha vuelto a retroceder posiciones en su inversión en bonos y letras españoles y se ha deshecho de casi 5.000 millones en el último mes, hasta mantener una cartera de 201.892 millones, con lo que su participación ha menguado del 29,57% al 28,67%.

El fantasma del rescate a España se ha alejado y el salvamento europeo a la banca ha concluido, lo que, unido al apoyo del Banco Central Europeo (BCE), ha favorecido la colocación en el mercado de la deuda española y ha permitido recortar los intereses que se pagan a los inversores por comprar los bonos. La tendencia se ha trasladado también al mercado secundario, donde se compran y se venden los títulos ya emitidos por el Tesoro. De hecho, la rentabilidad exigida  al bono español a 10 años bajó este viernes al 2,97% por primera vez desde que hay datos sobre la evolución de la deuda del Tesoro en los mercados secundarios.