Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo montar un gimnasio en casa

Definir la superficie con la que contamos y los objetivos a alcanzar es fundamental

Montar un gimnasio en casa es una alternativa mucho más cómoda e incluso económica
Montar un gimnasio en casa es una alternativa mucho más cómoda e incluso económica

Sentirse bien, apostar por un cuerpo fuerte y una mente activa ha ganado importancia en nuestra escala de prioridades, según TecnoSport, empresa que ofrece equipamiento deportivo, servicio de asesoramiento y formación para profesionales. Como consecuencia, se ha multiplicado la demanda de equipamientos, han surgido nuevas tendencias y orientación en el ámbito del deporte, a la vez que se han abierto nuevos gimnasios y centros de entrenamiento y de cuidado personal especializados.

En España había unos 7.000 gimnasios censados y uno de cada cinco españoles acudía a una de estas instalaciones, según un estudio de la revista Consumer, fechado en 2011. De estos, un 40% son hombres que tienen entre 15 y 24 años, un 60% tiene entre 24 a 55 y solo un 23% tiene más de 55 años, conforme a los datos de 2010 recogidos en la Encuesta de Hábitos Deportivos, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En la mayoría de estos casos, practican deporte solo una vez a la semana, según la encuesta. Menos de lo aconsejable. La falta de tiempo, la distancia o el esfuerzo que requiere ir a un gimnasio contribuyen al abandono de la actividad física.

Una buena alternativa es realizar algún deporte al aire libre, como correr, la bicicleta o, simplemente, una buena caminata, pero también existe para mayor comodidad la posibilidad de crear un gimnasio en casa. Eso sí, el espacio disponible es muy importante.

En caso de tener una pequeña habitación o un hueco en el salón, con realizar una mínima inversión es suficiente para equipar nuestro gimnasio. Un juego de mancuernas de segunda mano, unas colchonetas y/o una banca o bicicleta estática pueden ser suficientes. De media, el gasto será de 50 a 200 euros.

Si el tamaño de nuestra vivienda, habitación, garaje o terraza es más grande se puede sumar a todo lo anterior unas barras y máquinas. En este caso la inversión será mayor: en torno a los 700 euros, dependiendo de si son nuevas o de segunda mano.

Plantearnos qué inversión podemos realizar, qué espacio necesitaremos y cuáles son los beneficios que obtendremos es clave para montar un centro de deporte en casa sin arrepentirnos. También saber fijar nuestros límites físicos, ya que una desventaja de tener un gimnasio en casa será la de no disponer de un profesional a nuestro lado para aconsejarnos.

Probar antes en un gimnasio profesional o recurrir al médico de cabecera ayudará a decidir sobre qué máquinas y qué tipo de actividad son más acordes a nuestra condición física y, por tanto, lo que debemos incluir en nuestro gimnasio particular.

Para montarlo es fundamental saber qué zonas de nuestro cuerpo queremos trabajar y cuál es nuestro objetivo: si es cardiovascular, las máquinas de musculación o unos objetos pequeños nos servirán. Si se trata de bajar de peso, el trabajo aeróbico será nuestro principal ejercicio. Si se quiere conseguir mayor musculación y tonificación, el peso de las mancuernas y las bandas elásticas nos ayudarán a lograr nuestra meta.

Cuando se comienza una actividad física se debe empezar, según los expertos, por prácticas que no conlleven peso, pero sí una buena dosis de estiramientos. Para ello, las colchonetas o esterillas son una buena solución. Ocupan poco espacio y se venden a buen precio. Además, ayudarán a proteger el suelo de nuestra vivienda.

Completar la actividad de suelo con una sesión de carrera continua suave es también beneficioso para aquellas personas que parten de una situación de sedentarismo. Las cintas para correr, las bicicletas estáticas, elípticas o los stepper (simulador de escaleras) son las principales máquinas en las que debemos invertir para conseguir un buen programa deportivo. En el mercado se pueden encontrar desde los 90 euros hasta los 300 euros. Como alternativa para no invertir mucho dinero queda la de recurrir a las máquinas de segunda mano.

Para completar el gimnasio casero y la tabla de ejercicios diarios se pueden incluir unas mancuernas, con diferentes pesos, a medida que se vaya teniendo más resistencia. Hay que tener especial cuidado con este tipo de instrumento, ya que el riesgo de lesión es más elevado, si no se mantiene una postura fija y a la hora de levantarlas o depositarlas.

Otros objetos imprescindibles debido a su versatilidad y al poco espacio que ocupan son la banca o barra de dominadas. La banca facilitará la realización de los ejercicios de press (con pesas que permiten trabajar principalmente la zona superior del cuerpo) y abdominales, entre otros.

Una barra de dominadas empotrada no ocupa espacio además de no ser excesivamente cara, en torno a unos 30 euros. Asimismo, ofrece la posibilidad de hacer una variedad de ejercicios que complementan a los de barra convencional o de las mancuernas.

Es importante siempre, antes de decidirse a comprar, medir bien la superficie, tanto de suelo como de altura. Muchos equipos son altos y además necesitan de un espacio adicional para realizar su movimiento y desplazamiento.

En cuanto a dónde comprarlas, se puede acudir a los fabricantes de equipos para gimnasios, que suelen fabricar también modelos similares para usar en casa, como en el caso de TecnoSport, que ofrece productos de línea profesional y hogar, con marcas como Keiser, Gym80, Maximuscle, Balanced Body, Power Plate®, etcétera.

En Muscul-Fitness pueden encontrar máquinas de ocasión y también en tiendas online como Corpomachine. E igualmente en grandes almacenes, como El Corte Inglés o superficies especializadas como Decathlon.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >