Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación CAM amortiza las cuotas participativas de la antigua caja

Los ahorradores que apostaron por este producto, cuya cotización llevaba 30 meses congelada a la espera de una decisión, pierden todo su dinero

La gestora de la Obra Social de la extinta caja de ahorros CAM ha decidido amortizar las cuotas participativas. Los cerca de 50.000 inversores de estos productos, similares a las acciones, pierden todo su dinero. El FROB ya advirtió en 2012 de que esas inversiones no tenían valor tras la intervención de la caja, su saneamiento y su venta. Pero la gestora de la CAM, que pasará a ser la Fundación CAM, debía ratificar o no esa decisión, y los siete miembros que la componen han votado a favor de llevarlas a valor cero.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores había urgido a la Fundación a tomar una decisión definitiva, ya que las cuotas llevaban 30 meses suspendidas en Bolsa. Los afectados pedían recuperar su dinero a través del patrimonio de la Fundación CAM, pero finalmente no será así.

Las cuotas participativas comenzaron a cotizar un 22 de julio de 2008. Un 65,5% de las mismas se colocaron entre minoritarios, que tenían que realizar una inversión mínima de 3.000 euros; otro 31% de los títulos entre inversores cualificados y el resto entre empleados. La emisión total ascendió a 292 millones. Las cuotas salieron a 5,75 euros y se suspendieron cuando cotizaban a 1,34 euros. No tienen ningún valor económico real, porque el patrimonio de la caja se redujo a cero para hacer frente a las deudas, como aseguró el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) antes de inyectar nuevo capital.

Desde el principio, el Sabadell, que compró Banco CAM y sí ofreció soluciones a los dueños de participaciones preferentes, afirmó que en el caso de las cuotas participativas no asumiría su coste, porque es una inversión que se había quedado en el seno de la caja CAM y no en el Banco CAM, que era lo que adquirían.