Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regulador critica la decisión de congelar el precio de la bombona

La CNMC insta a cambiar el actual sistema para evitar que el déficit siga aumentando

El regulador único ha pedido este jueves al Gobierno que cambie el sistema que fija el precio de la bombona ante el riesgo de agrandar el déficit que también se ha generado en el mercado del gas butano (Gases Licuados del Petróleo). Según asegura la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) en un comunicado, la reciente decisión del Ejecutivo de mantener durante un año más el tope de 17,5 euros por bombona hará que, en la práctica, el precio se quede congelado durante este periodo. El problema, advierte la CNMC, es que con ello aumentará el desajuste entre los costes de producción y la tarifa de venta al público.

En el habtiual lenguaje enrevesado de la CNMC, el documento trata de explicar que desde que el Gobierno cambió el sistema en mayo de 2013 e impuso unos topes del 5% a las variaciones en el precio —tanto al alza como a la baja—, la bombona se ha vendido siempre al precio más alto. Esto se ha debido a que la modificación coincidió con un encarecimiento de las cotizaciones internacionales del propano y el butano, que no han parado de subir desde entonces.

De hecho, la CNMC calcula que, si el precio del butano fluctuase libremente y no fuese el único derivado del petróleo que mantiene un precio máximo, la bombona tendría que costar más de 19 euros.

Por este motivo, la CNMC advierte de que la prórroga “un año más, sin modificaciones adicionales" del actual tope máximo "supondrá en la práctica la congelación de precios del GLP envasado regulado para los próximos meses y un incremento de los desajustes derivados de la fórmula, en tanto en cuanto la evolución de las cotizaciones internacionales de referencia que se utilizan continúe en ascenso”.

Para solucionar este problema, la CNMC recuerda que aunque los agentes del sector han pedido suprimir el tope máxima, ellos son más partidarios de cambiar la fórmula que se utilizan para fijar este precio tope. "Esta Comisión considera que la protección del consumidor debe ser compatible con una regulación eficiente", asegura antes de defender que esto puede lograrse manteniendo un sistema de límites, "pero revisando también los costes reconocidos de la materia prima que están dando lugar" al déficit.