Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bonistas de Codere ven en la nueva ley una solución para evitar el concurso

Los acreedores creen que ahora podrán imponer su propuesta de reestructuración a la empresa

Una ruleta, en el bingo Canoe de Madrid.
Una ruleta, en el bingo Canoe de Madrid. BLOOMBERG

Los bonistas de Codere confían en que la nueva ley concursal hará posible llegar a una solución que permita superar la difícil situación financiera que arrastra la multinacional española del juego y evitar su entrada en concurso. El colectivo presentó a la empresa, controlada por la familia Martínez Sampredo en su condición de accionista mayoritario con el 63,7% del capital, una propuesta de reestructuración de deuda. La oferta para reorganizar el pasivo, que asciende a 1.100 millones y que ya está en imago, fue rechazada a finales del pasado mes de febrero.

Sin embargo, la nueva norma sobre insolvencias permite a los acreedores imponer al accionista mayoritario un acuerdo de reestructuración siempre que este persiga el interés general de la sociedad, tal y como recuerdan los acreedores en una carta remitida al consejo de Codere y que ha sido revelada por Bloomberg. La decisión final sobre el acuerdo, según la ley que entró en vigor el pasado 7 de marzo, recaerá sobre un experto independiente.

Tras el cambio legislativo, los bonistas que poseen el 50% de la deuda han anunciado que elevarán en los próximos días su propuesta revisada y actualizada de acuerdo a la nueva norma. Estos acreedores son los tenedores de dos emisiones de 760 millones de euros y 300 millones de dólares. La empresa está en preconcurso desde el pasado 2 de enero y tiene hasta abril para negociar un acuerdo con sus acreedores. En caso contrario, tendrá que presentar el concurso, lo que antes se llamaba suspensión de pagos.

"El consejo y los accionistas tienen ahora que jugar su parte para estabilidad y asegurar el futuro de la compañía o afrontar el riesgo de ser responsabilizados legalmente de su quiebra", añade la misiva. En su anterior oferta, los bonistas proponían convertir la deuda en capital por el 82,5% de Codere. No obstante, la familia Martínez Sampedro, fundadora de la multinacional, solo está dispuesta a entregar el 20%. La empresa perdió 173 millones de euros en 2013, con lo que aumentaron en un 18% sus números rojos de 2012.

Más información