Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de México promete no más impuestos hasta 2018

El ministro de Hacienda presenta un acuerdo de ocho puntos que no modificará la legislación tributaria y combatirá la evasión fiscal

El ministro de Hacienda, Luis Videgaray, ha presentado la mañana de este jueves un acuerdo para “generar certidumbre” en las reglas fiscales de los próximos años. El documento consta de ocho puntos, el más importante de ellos es el compromiso del Gobierno de no proponer al Congreso nuevos impuestos hasta el próximo 30 de noviembre de 2018, fecha en que concluye la administración de Enrique Peña Nieto. El texto, un catálogo de intenciones que no menciona los cómos, también busca combatir la evasión fiscal y promover la economía formal, mantener un déficit decreciente y modificar el régimen fiscal para el sector energético.

El acuerdo señala que no habrá nuevos impuestos ni se propondrán aumentos a las tasas de los ya existentes. Tampoco habrá modificaciones a los beneficios fiscales y a las exenciones existentes. “Protegeremos la economía de las familias mexicanas y les daremos certeza a los inversionistas que creen y confían en nuestro país”, señaló el presidente Peña en Guanajuato (centro del país) horas después del anuncio realizado por el ministro Videgaray, que estuvo acompañado por otros secretarios de Estado. “Mientras mayor certidumbre haya sobre el sistema fiscal, mayores serán las inversiones”, mencionó el mandatario en la inauguración de una fábrica de automóviles que significó una inversión de 770 millones de dólares.

El anuncio fue bien recibido por los empresarios mexicanos, que habían criticado con dureza algunas de las medidas adoptadas en la reforma fiscal, aprobada en 2013 por el Congreso mexicano. El Consejo Coordinador Empresarial felicitó al Gobierno por haber retomado algunas de las propuestas que había realizado a las autoridades hacendarias, entre ellas el combate a la economía sumergida, mejorar la eficiencia del gasto público y mantener la trayectoria decreciente del déficit fiscal. 

El séptimo acuerdo presentado esta mañana, no obstante, sí creará modificaciones tributarias que solo afectaran al sector energético. “Es necesario modificar el régimen fiscla que aplica al sector para que Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) puedan contar con una mayor producción de hidrocarburos y electricidad”, señaló Videgaray. Los detalles de estos cambios a la norma llegarán con la presentación de la legislación secundaria que buscara darle forma a la reforma energética, aprobada en diciembre pasado y que abre el sector a la inversión privada extranjera y nacional. El tema del régimen fiscal de PEMEX ha sido una deuda pendiente desde hace varios años. En la actualidad, la petrolera mexicana paga el 67% de sus ganancias en impuestos, una vía insostenible que le resta agilidad a la hora de competir contra otras compañías del mundo.

Videgaray aseguró que el Gobierno “se compromete” a combatir la evasión fiscal y a incorporar a contribuyentes a la economía formal. Sin explicar las formas, el ministro aseguró que desea fomentar “una cultura de cumplimiento” entre la sociedad. En México, el 60% de la población activa, unas 30 millones de personas, trabajan en la informalidad.

Con la reforma fiscal las zonas fronterizas se vieron afectadas por una homologación del impuesto al valor agregado, lo que se tradujo en un aumento de cinco puntos porcentuales (del 11% al 16%). Esto provocó el distanciamiento de algunos sectores empresariales con el Gobierno y que se presentaran varios amparos para protegerse de la subida. Las deducciones a las maquiladoras, una industria clave en el norte del país, también fueron eliminados. Las presiones terminaron haciendo que el presidente suavizara algunos de sus puntos antes de la publicación de la ley, en diciembre pasado.

Más información