CAMBIOS EN LA CÚPULA DEL OPERADOR

Telefónica justifica la reorganización en el ahorro de costes y la simplificación

El grupo crea una dirección comercial digital para rentabilizar esa área La remodelación vuelve a dar poder a los países bajo el control centralizado de Pallete

El expositor de Telefónica en el MWC 2014, en Barcelona.
El expositor de Telefónica en el MWC 2014, en Barcelona.Angel Navarette (Bloomberg)

El Consejo de Administración de Telefónica aprobó este miércoles una completa reorganización de la compañía, de la que desaparecen la división Digital, así como las filiales de Europa y Latinoamérica, y se vuelve al modelo centralizado en el que las operadoras de los países más fuertes (España, Brasil, Alemania y Reino Unido) reportarán directamente al consejero delegado, José María Álvarez-Pallete. La compañía ha justificado el nuevo organigrama en la necesidad de ahorrar costes, aumentar los ingresos y simplificar la estructura para acercarla más a las necesidades de los clientes de cada uno de los países.

Con esta remodelación, adelantada punto por punto por EL PAÍS, Alierta vuelve a dar la vuelta al calcetín de la reorganización que hizo en 2011, y que supuso la creación de esas tres grandes áreas: Digital, Europa y Latinoamérica. Los responsables de las mismas —Matthew Key, Eva Castillo y Santiago Fernández Valbuena— se quedan en la compañía pero sin ningún poder ejecutivo. Desaparecen las sedes de Sao Paulo y Londres y Telefónica de España vuelve a tener una presencia independiente.

Más información
Alierta reorganiza la cúpula de Telefónica
La filial brasileña reduce su beneficio en un 16,6%
MWC 2014: Tesla, el coche de tecnología silenciosa

La ruptura es especialmente tajante en el área Digital cuyo funcionamiento autónomo no se ha traducido en rentabilidades palpables. Creada hace tres años a bombo y platillo, con sede en Londres y una plantilla de 2.500 empleados, su labor ha quedado muy tocada por los fracasos en rentabilizar startup como la israelí Jajah, su filial de llamadas de voz por internet, que cerró el pasado mes de enero tras haber pagado por ella 145 millones de euros. Tampoco ha podido sacar a flote financieramente a Tuenti, comprada como red social para adolescentes por 80 millones, y que ha tenido que ser reconvertida en un operador móvil virtual, con fuertes pérdidas. Sus proyectos de I+D tampoco han calado entre los usuarios. Como TuMe, el servicio de mensajería instantánea creado para competir con WhatsApp , apenas ha durado un año.

Para sustituir esa división, Telefónica crea la figura del director general Comercial Digital, a cargo de Eduardo Navarro, uno de los ejecutivos que sale más reforzado, y que “tendrá bajo su responsabilidad propiciar el crecimiento de los ingresos”, según ha señalado Telefónica en su nota.

Por el lado de los costes, la compañía refuerza la figura del director general de Recursos Globales, al mando de Guillermo Ansaldo, con el objetivo de lograr, sin contar las sinergias de Alemania, la captura de ahorros brutos de hasta 1.500 millones de euros en los próximos años. Ambas direcciones generales reportarán directamente al consejero delegado, así como las operadoras locales; España, Brasil, Alemania y Reino Unido, además de la unidad Latinoamérica, ahora ya sin Brasil.

El presidente de Telefónica, César Alierta, indicó que la compañía se centrará en cuatro pilares. Los dos primeros son el aumento de los ingresos, mediante la ampliación de la oferta comercial a nuevos servicios del mundo digital y la modernización de las redes, con la intensificación en el despliegue de las redes de fibra y 4G. Y los otros dos tienen que ver con el mundo digital: eficiencia, a través de la simplificación y la reducción de costes y el mantenimiento de la disciplina financiera, “con priorización de la inversión en proyectos de crecimiento que generen más valor” y el “mpulso de un nuevo posicionamiento público que permita restablecer el equilibrio en la cadena de valor del hipersector”.

La ruptura es tajante en el área Digital, cuya autonomía no se ha traducido en rentabilidad

La compañía ha explicado que con el nuevo organigrama “se incorpora la oferta digital en el foco de las políticas comerciales”. “El esquema da más visibilidad a las operadoras locales, acercándolas al centro de decisión corporativo, simplifica el organigrama global y refuerza las áreas transversales para mejorar la flexibilidad y la agilidad en la toma de decisiones” precisó en una nota remitida la CNMV.

El nuevo modelo integra las actividades desarrolladas hasta ahora por Telefónica Digital, Telefónica Europa y Telefónica Latam en el Centro Corporativo Global, simplificando así la organización. Al frente de España, sigue Luis Miguel Gilpérez, Paulo César en Brasil, Eduardo Cari en el resto de Latinoamérica, Ronan Dunne en Reino Unido y está por designar en Alemania.

Eva Castillo sigue como consejera mientras que Key permanedce en el consejo de Telefónica O2 UK. Fernández Valbuena, también consejero de Telefónica., asume el cargo de director general de Estrategia que ocupaba Navarro.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS