Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beneficio de Iberdrola se reduce un 7% por el impacto de la reforma eléctrica

El grupo, que ganó 2.572 millones en 2013, calcula que los cambios le costaron 801 millones

Anuncia un ajuste de plantilla de 1.000 puestos al no reemplazar a los que se jubilen

San Pedro, Galán y Sainz, en la presentación celebrada en Londres.
San Pedro, Galán y Sainz, en la presentación celebrada en Londres.

Iberdrola tuvo un beneficio neto de 2.572 millones de euros el pasado año, un 7% menos que en 2012, tras sufrir un impacto regulatorio de 801 millones en el ejercicio antes de impuestos, según ha comunicado la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La eléctrica ha destacado que las cuentas del pasado año estuvieron impulsadas por los negocios liberalizado y renovable, pero que se han visto afectadas "por el impacto regulatorio en España, la evolución en Brasil y los tipos de cambio de las divisas". La empresa detalla que, del total de este impacto, 280 millones corresponden al efecto de la reforma energética desde julio de 2013 y 521 millones, a las tasas sobre la generación eléctrica aprobadas en 2012 y con aplicación desde comienzos del pasado año. La reforma energética ha supuesto un recorte en la retribución del negocio de distribución en España de 111 millones de euros y una disminución del incentivo a la inversión de 47 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en 7.205 millones de euros, lo que supone una reducción del 6,7% con respecto al año anterior, lastrado por los mayores tributos en España, según la compañía. Las ventas se situaron en 32.807,9 millones, un 4,1% menos que en 2012. El resultado neto de explotación (Ebit) alcanzó los 2.434,7 millones de euros, frente a los 4.376,9 millones de euros de 2012.

Tras las tasas sobre la generación y las renovables introducidas legalmente en 2012 en España, la partida de tributos del Grupo en España aumentó un 33%, hasta sumar 521 millones de euros. Por lo que respecta al margen bruto, se mantiene estable en 12.577 millones de euros, gracias a las mejoras de los negocios de generación y renovables en un año de alta producción eólica e hidráulica.

Plan estratégico

Con vistas al futuro, Iberdrola va a centrar en negocios regulados la mayoría de los 9.600 millones de euros que va a invertir en los dos próximos años, con predilección geográfica por Reino Unido y Latinoamérica, dejando a España con el 15% del total por los fuertes quebraderos de cabeza regulatorios. En la presentación de su estrategia hasta 2016, la compañía explicó que destinará el 41% de sus inversiones al Reino Unido y el 23% a Latinoamérica, con el 17% en Estados Unidos. Del total, el 57% irán a negocios regulados y el 22% a renovables.

Iberdrola espera tocar fondo en 2014, para cuando espera un recorte del beneficio neto del 10% con 2.300 millones, y crecer a partir de este año a 4% de media hasta 2016. La política de remuneración al accionista se convertirá en una "prioridad" basada en un nivel mínimo de retribución de 0,27 euros por acción. Iberdrola prevé mantener el dividendo flexible y, al mismo tiempo, el número de acciones para evitar fuertes diluciones. El pay out estará en un rango entre el 65% y el 75%, y la retribución mínima de 0,27 euros por acción irá aumentando en línea con el beneficio neto obtenido cada año.

Por otra parte, la eléctrica ha avanzado que acometerá una "reducción vegetativa" de 1.000 empleados en sus negocios existentes, hasta sumar una plantilla global de 27.000 trabajadores dentro de tres años.