Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU UE

De Gucht asegura que las negociaciones sobre el TTIP avanzan con firmeza

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht. EFEArchivo Ampliar foto
El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht. EFE/Archivo EFE

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, aseguró hoy en Washington que Estados Unidos y la Unión Europea están experimentando "un avance firme" en las negociaciones del Tratado bilateral de Comercio e Inversiones (TTIP) antes de la nueva ronda, prevista para marzo en Bruselas.

"Estamos empezando a identificar dónde están las dificultades, dónde están las oportunidades, y qué camino debemos tomar. Estamos haciendo un progreso constante. Yo diría que un avance más firme de lo que normalmente tenemos en una negociación comercial, que nunca es fácil", dijo .

De Gucht, que se encuentra en la capital estadounidense para evaluar junto al representante de EEUU para el Comercio Exterior, Michael Froman, el punto en el que se encuentran las negociaciones de cara a la próxima ronda, dijo que su visita de dos días supone "el pistoletazo de salida" al proceso político que debe dirigir el acuerdo.

"Nuestras economías se conocen muy bien. El comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos es la autopista del comercio para el mundo. Hay muy pocas empresas de cierto tamaño que no estén activos en ambos lados del Atlántico", apuntó De Gucht al inicio de la reunión de hoy con Froman.

El comisario europeo de Comercio reiteró que ambas partes son conscientes de que tienen que dar "un gran paso adelante" y de que estas negociaciones "son una oportunidad única para hacerlo".

"Y con el debido respeto a nuestras leyes de salud y seguridad, y la protección de nuestros consumidores, no vamos a negociar sobre eso. Lo que estamos tratando de hacer es, en el marco ya muy moderno que disfrutamos tanto en EE.UU. como en Europa, trabajar juntos para asegurarnos de que podemos seguir desempeñando un papel de liderazgo en los mercados mundiales (...) de una manera abierta", agregó.

De Gucht reiteró que el propósito del TTIP es "la creación de puestos de trabajo a ambos lados del Atlántico" y tener una inversión directa mayor de la que ya existe.

"Estamos tratando de avanzar juntos, no sólo nuestras economías, sino también nuestras sociedades, que tienen mucho en común. (...) Por supuesto, la negociación entre amigos no siempre es fácil. Así que también empezamos a darnos cuenta de que sí, también nos enfrentamos a una serie de desafíos", reconoció.

El comisario europeo de Comercio explicó que ambas partes tratan de encontrar "no sólo un acuerdo equilibrado, sino también un acuerdo que es ambicioso" que, en su opinión, necesitará de discusiones que no serán sencillas.

La UE y EEUU negocian desde julio de 2013 un acuerdo cuyos beneficios radicarán más en la armonización de sus regulaciones y la supresión de barreras no arancelarias que en la propia eliminación de aranceles, ya bajos entre las dos partes (alrededor del 4 % de media).

Según los cálculos de la Comisión Europea (CE), el 80 % del potencial del acuerdo estará en el recorte de costes impuestos por la burocracia y las diferentes regulaciones, así como en la liberalización del comercio de servicios y del mercado público.

El programa de protección de inversiones mutuo ha generado controversia en Europa, ya que podría abrir la puerta a disputas en el caso de cambios de legislación, lo que es considerado, por algunas partes, como una amenaza a su soberanía.

Según un estudio de la Cámara de Comercio de EE.UU., la eventual aprobación del tratado añadiría 120.000 millones de dólares a los 650.000 millones anuales que en la actualidad genera el comercio bilateral.

El acuerdo, de concretarse, constituiría la mayor zona de libre comercio global, y supondría el 50 % de la actividad económica mundial.