Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La principal firma de Grupo Husa va a concurso forzada por un proveedor

El conglomerado hotelero de Joan Gaspart acumula un pasivo de 200 millones

Hostelería Unida, la principal sociedad de Grupo Husa, se ha visto forzada a adherirse al concurso necesario de proveedores instado por la firma Alterna Solutions en el Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona, según confirmaron este martes fuentes de la empresa. Tras meses intentando evitarlo, el conglomerado hotelero dirigido por Joan Gaspart ha arrojado la toalla con la intención de reducir la deuda de la compañía, que agrupa el negocio de unos 25 de los 60 hoteles del grupo.

Según explicaron las citadas fuentes, el conjunto del Grupo Husa acumula un pasivo cercano a los 200 millones de euros, frente a unos activos tasados en unos 150 millones de euros, mientras que su facturación en 2013 habría alcanzado los 110 millones. Fuentes cercanas al proceso judicial explicaron que, además de Hostelería Unida, el grupo tratará de que otras sociedades se acojan al preconcurso con el objetivo de protegerlas contra posibles solicitudes de concurso.

El grupo refinanció hace un año 42 millones de euros con el objetivo de ganar tiempo. Sin embargo, no ha sido capaz de poner orden en sus pagos. En los últimos meses se han sucedido en el juzgado las solicitudes de concurso necesario de acreedores por parte de pequeños proveedores como Alterna Solutions, al que debía unos 100.000 euros, según publicó ayer El Confidencial. Eso forzaba a Husa a abonar su deuda siempre para salvarse del proceso concursal en el último minuto.

Fuentes judiciales explicaron que esta dinámica supuso que Husa pagara primero a los pequeños proveedores y descuidara a los grandes y estratégicos, en especial las hasta 50 entidades financieras a las que debe dinero. Algunas de ellas presionaron al grupo a que hiciera lo posible para cambiarlo. Para rematarlo, al grupo también se le acumulaban los embargos de cuentas con Hacienda y la Seguridad Social, lo cual vació la caja de algunos de sus establecimientos y le dejó sin poder pagar nóminas.

Ante esa situación, la compañía empezó a actuar por tres frentes: uno, ha negociado la posibilidad de incorporar a inversores a su accionariado mediante una ampliación de capital por valor de hasta 40 millones de euros; dos, ha puesto en venta hoteles para hacer caja, y tres, ha realizado varios recortes. De hecho, la plantilla del hotel Princesa de Madrid anunció ayer movilizaciones contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 86 de sus 136 empleados.

El Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona, que dirige José María Fernández Seijo, se encargará del concurso, cuyo administrador judicial será José Manuel Calabria, del despacho Mazards. La actividad hotelera sigue generando ingresos, por lo que fuentes judiciales consideraron que la compañía puede lograr un convenio tras poner orden en los pagos. Cerca de 70 millones de euros corresponden a créditos con el sector público. Uno de los acreedores es el Instituto Catalán de Finanzas, pero en el sindicato están también La Caixa, Banco Sabadell, Santander y Popular.