Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD SOCIAL

Los permisos de maternidad se reducen un 20 por ciento durante la crisis

En la foto, una mujer embarazada. EFEArchivo Ampliar foto
En la foto, una mujer embarazada. EFE/Archivo EFE

El número de permisos de maternidad ha disminuido casi un 20 % desde que comenzó la crisis, ya que en 2013 se concedieron 288.842 prestaciones, frente al máximo de 359.160 que se otorgaron en 2008, un retroceso que se atribuye a la caída de la natalidad y al descenso del empleo.

En cuanto a los permisos de paternidad, que se implantaron con la Ley de Igualdad de 2007, se han reducido cerca de un 15 % desde el inicio de la crisis, aunque cada vez es mayor el porcentaje de padres que lo disfrutan.

Los últimos datos difundidos esta semana por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestran que se concedieron 288.842 permisos de maternidad durante 2013, lo que refleja un descenso del 3,31 % respecto a un año antes y una caída acumulada desde 2008 del 19,6 %.

La prestación por maternidad consiste en un subsidio equivalente al salario íntegro del trabajador y que percibe la madre durante las 16 semanas siguientes al parto.

No obstante, la Ley de Igualdad introdujo la posibilidad de que ésta ceda parte del derecho al padre para que disfrute del permiso al mismo tiempo que ella o a continuación, con la excepción de las seis primeras semanas que son de descanso obligatorio para la madre.

Sin embargo, esta opción no está muy extendida en España, ya que del total de las prestaciones de maternidad concedidas en 2013, la mayor parte, 283.923, fueron disfrutadas por la madre (el 3,33 % menos que en 2012) y, 4.919, por el padre (el 2,17 % menos).

Durante el pasado año, también disminuyeron el 3,2 % los permisos de paternidad, hasta los 237.988, lo que indica que, aunque no todos los posibles beneficiarios disfrutan de él, su percepción alcanza a más del 80 % de los padres.

Desde la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA) han considerado estos datos "todo un éxito" ya que muchos padres han optado por disfrutar de este beneficio.

La coportavoz de PPIINA, María Pazos, ha explicado a Efe que, sin embargo, este permiso es escaso, porque "sólo dura dos semanas y se disfruta de él mientras la madre se recupera del parto".

Por ello, ha considerado necesario que el permiso de paternidad aumente a 16 semanas, que el padre podría disfrutar, si quiere, a continuación del de la madre, lo que alargaría el tiempo del cuidado del bebé en casa.

Una de las causas de la reducción de las prestaciones de maternidad y paternidad durante la crisis es la caída de los nacimientos en España.

Desde 2008, cuando se registró el mayor número de nacimientos de los últimos 30 años, con 519.779 bebés nacidos, la natalidad ha acumulado un descenso del 12,5 % a finales de 2012, según los del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sólo en el primer semestre de 2013 nacieron 38.664 bebés menos que en igual periodo del año anterior (6,2 % menos), un descenso que el INE atribuye a una menor fecundidad, a la progresiva reducción del número de mujeres en edad fértil y al menor aporte de la inmigración exterior, que durante la crisis ha retornado a sus países de origen.

También ha influido la caída del empleo, que desde el inicio de la crisis ha disminuido el 15,6 %, pasando de los 19,8 millones de ocupados en 2008 a los 16,7 millones de trabajadores a cierre de 2013.

Y es que tener un empleo o, en su caso, estar percibiendo la prestación por desempleo es requisito indispensable para poder beneficiarse del permiso de maternidad o paternidad, así como tener un mínimo de días cotizados que, como máximo, es de 180 días en los 7 años anteriores al nacimiento o 360 días en el total de la vida laboral.

En el caso de estar cobrando la prestación por desempleo, la ley dispone que ésta quedaría en suspensión y se reanudaría una vez agotado el subsidio de maternidad o paternidad.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social también otorga una prestación por maternidad no contributiva para aquellos trabajadores que no reúnen los requisitos de cotización exigidos, que se percibe durante los 42 días posteriores al parto y que equivale al cien por cien del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), es decir, 532,51 euros mensuales.