Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia respalda el sistema de retribución de las renovables

El organismo no evaluará el impacto económico hasta que no haya normativa

Puesta de sol junto al tendido eléctrico y unos molinos de viento.
Puesta de sol junto al tendido eléctrico y unos molinos de viento. EFE

Una de cal y otra de arena. Por un lado, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) respalda el nuevo sistema de retribución al régimen especial (energía renovables y cogeneración) propuesto por el Gobierno en la reforma eléctrica porque “se adecua a los parámetros de eficacia y eficiencia” y minimiza el coste final para el consumidor. Por otro, el organismo lanza balones fuera y explica que no puede evaluar el impacto económico de la normativa hasta que no se conozca su desarrollo reglamentario que concrete los parámetros retributivos que se aplicarán. Es decir, “valora positivamente” la propuesta, pero es una valoración virtual porque no sabe cómo va a afectar.

El informe no ha caído nada bien en el sector de renovables, que lo califican de “justificativo”. “Para tener un notario que describa en 43 páginas una realidad, no necesitamos una CNMC; el organismo no toma ninguna posición, no dice nada de la retroactividad, de cómo afecta a las inversiones realizadas de acuerdo a las retribuciones fijadas antes”.

Moody's denuncia la incapacidad del Gobierno contra el déficit

Moody’s ha publicado este miércoles un informe sobre las incertidumbres que rodean la reforma energética y los planes del Gobierno para reducir el déficit de tarifa eléctrica. En su análisis, la agencia de calificación de riesgos afirma que la “incapacidad del Ejecutivo para domar el déficit de tarifa puede llevar a promover nuevas normas que podrían cambiar los términos de los créditos existentes, un factor crediticio negativo” para las emisiones del fondo responsable de sacar al mercado esta deuda, que asciende a 26.000 millones. El último anuncio de que el déficit aumentará en otros 3.600 millones por el desfase sufrido en 2013 en contra de lo previsto, “prolonga la incertidumbre en cuanto a la estrategia del Gobierno para controlar el déficit y aumenta la confusión normativa”.

La Ley del Sector Eléctrico prevé la aplicación de una retribución específica que complementará los ingresos procedentes de la venta de energía en el mercado. El principal cambio que introduce es que dicha retribución se definirá teniendo en cuenta los costes de inversión de acuerdo con la potencia instalada, en lugar de ser proporcional a la energía producida, como ocurría hasta la fecha. Pese a ello, podrá existir una retribución a la operación que cubra la diferencia entre los costes de explotación y los ingresos del mercado, así como un incentivo a las instalaciones que permitan reducir el coste de generación en los territorios no peninsulares.

El informe, además, considera que es necesario hacer compatibles los incentivos “que reconocen los méritos medioambientales y socioeconómicos [de las renovables] con el sostenimiento económico del sistema”. En este sentido, indica que el régimen especial equivale al 45% de los costes regulados (o peajes), después del “fuerte incremento” de los últimos 10 años, en lo que coincide con las críticas de Industria.

Según la CNMC, el método de primas empleado ha “tensionado” los peajes debido a que la retribución al régimen especial es la que más ha contribuido en el “desvío” entre los costes de acceso previstos y los reales, sobre todo a partir de 2007. El coste de las primas registró un incremento medio anual del 101% entre 1998 y 2012, según el regulador, que prevé que esta partida alcance un valor de 9.322 millones en 2013, frente a los 9.380 millones calculados por Industria.

El sector descalifica el informe, por “no tomar ninguna posición”

La propuesta, al respecto, establece una “rentabilidad adecuada” del 7,5%, que está basada en las obligaciones del Tesoro a 10 años más 300 puntos básicos (un 6,5% para las convencionales más 200 puntos básicos). Esta retribución afectará a la vida útil de 55.000 instalaciones. El organismo advierte de que ese diferencial a 10 años podría ser “demasiado rígido” en su metodología de cálculo, ya que obliga a emitir informes con demasiada antelación, con lo que puede desfasarse.

Además, la CNMC está de acuerdo con Industria de que, en el caso de la energía fotovoltaica, se tenga en cuenta para el esquema retributivo la potencia pico, en lugar de la potencia del inversor, “porque refleja mejor la potencia instalada y presenta una mayor correlación con la energía a producir por la instalación”.

Por otro lado, España se ha convertido en el primer país del mundo en el que la energía eólica es la primera tecnología de generación eléctrica en un año completo, según la Asociación Empresarial Eólica. En 2013, la cobertura de eólica alcanzó el 20,9% y su generación anual, la más alta de la historia, fue equivalente al 90% del consumo de los hogares, mientras la nuclear fue el 20,8%.

Más información