Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU BANCOS

La Fed y la FDIC aprueban la norma para reducir el riesgo financiero en EE.UU.

El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Ben Bernanke, y su próxima sucesora Janet Yellen asisten a la reunión del consejo para discutir la versión final de la conocida como "Norma Volcker", que busca limitar la capacidad de los bancos de realizar actividades especulativas de riesgo con los fondos de sus clientes en busca de beneficio propio. Ampliar foto
El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Ben Bernanke, y su próxima sucesora Janet Yellen asisten a la reunión del consejo para discutir la versión final de la conocida como "Norma Volcker", que busca limitar la capacidad de los bancos de realizar actividades especulativas de riesgo con los fondos de sus clientes en busca de beneficio propio. EFE

La Reserva Federal y la Corporación Federal de Seguro de los Depósitos Bancarios (FDIC) fueron hoy las primeras agencias de regulación de EE.UU. en aprobar formalmente la conocida como "Norma Volcker", que limita las actividades especulativas de riesgo de los bancos.

Se espera que a lo largo del día se unan también la Comisión de Negociación de Futuros (CFTC), la Comisión del Mercado de Valores (SEC) y la Oficina del Auditor de Divisas (OCC).

Esas cinco agencias federales serán las encargadas de supervisar el cumplimiento de la "Norma Volcker", que forma parte de la ley de reforma de Wall Street "Dodd-Frank" aprobada en 2010 con el objetivo de garantizar la estabilidad del sistema financiero de EE.UU. tras la grave crisis de 2008.

Aunque está previsto que la norma, bautizada en honor del expresidente de la Fed Paul Volcker y asesor financiero del presidente Barack Obama, entre en vigor a mediados de 2014, no comenzará a aplicarse hasta julio de 2015 debido a la inclusión por la Fed de una extensión del plazo de cumplimiento.

El actual presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, destacó en un comunicado que la nueva norma tiene "el importante objetivo de limitar una excesiva toma de riesgos por las instituciones depositarias y sus filiales", pero precisó que su "eficacia definitiva dependerá de los supervisores".

La norma solo afecta a los grandes bancos, aquellos con activos consolidados de más de 50.000 millones de dólares (36.600 millones de euros al cambio actual), que no podrán realizar actividades especulativas de riesgo con los fondos de sus clientes en beneficio propio.

La versión final del texto ha tardado más de dos años y medio en acordarse por diferencias en el Congreso sobre su redacción y las constantes presiones de los grandes bancos de Wall Street que advertían de su impacto negativo sobre los beneficios del sector financiero.