Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

¿Ha empezado la economía española a crear empleo?

De nuevo los datos del paro registrado en las oficinas públicas de empleo volvieron a sorprender positivamente en noviembre. Este mes es estacionalmente desfavorable para el mercado laboral, de forma que incluso cuando la economía crece se producen aumentos del paro. Entre 2001 y 2007 el aumento medio en este mes fue de 44.000 personas y entre 2008 y 2012, de 78.000. Sin embargo, este año se ha producido un descenso de 2.500. En términos desestacionalizados la caída alcanza unos 40.000. Como se ve en el gráfico superior izquierdo, es el cuarto mes consecutivo en que se desciende el paro desestacionalizado, acumulando una caída de casi 100.000 personas.

¿Qué hay detrás de estas cifras? En primer lugar, se está produciendo una disminución de la oferta de trabajo, es decir, de las personas que quieren trabajar y buscan trabajo. Muchos emigrantes abandonan España y muchos jóvenes prolongan su etapa escolar ante la casi imposibilidad para ellos de encontrar un empleo. En segundo lugar, la poca eficacia de las oficinas de empleo hace que muchas personas dejen de utilizar estos servicios para buscar trabajo, sobre todo si no reúnen las condiciones para optar por alguna prestación o ayuda. Y en tercer lugar, es posible que ya se esté creando empleo, algo que la mayoría de las previsiones no contemplan hasta la segunda mitad del próximo año. Al menos eso es lo que nos dicen las cifras de afiliados a la Seguridad Social.

Fuentes: M. de Empleo, AEAT, INE y Markit Economics Ltd. Datos de paro y afiliados desestacionalizados por FUNCAS. Gráficos elaborados por A. Laborda. ampliar foto
Fuentes: M. de Empleo, AEAT, INE y Markit Economics Ltd. Datos de paro y afiliados desestacionalizados por FUNCAS. Gráficos elaborados por A. Laborda.

En efecto, si corregimos la estacionalidad, en noviembre se produjo un aumento de unas 15.000 afiliaciones en la serie depurada de cuidadores de personas dependientes no profesionales y de empleados del hogar, la más significativa como indicador de la evolución del empleo. Esta cifra hay que tomarla con cautela y dentro de unos márgenes de error más o menos amplios, ya que en los últimos dos años se han producido diversos fenómenos que han podido cambiar significativamente el patrón estacional y, por consiguiente, los coeficientes con que se corrige la serie original. Pero lo relevante y que permite hablar de creación de empleo es que se trata del tercer mes consecutivo en el que aumenta la afiliación en estos términos, es decir, que no se trata de un mes aislado en el que han podido influir factores irregulares transitorios o que se haya visto afectado por incertidumbres en la corrección de la estacionalidad. La media de afiliados en alta laboral de los tres últimos meses aumentó un 0,6% en tasa anualizada sobre la media de los tres meses precedentes. Esta tasa no era positiva desde febrero de 2008.

¿Qué puede explicar este crecimiento? En los últimos meses se observan mejoras notables (la mayor parte todavía en forma de menores caídas que las de un año antes) en muchos sectores, destacando la industria manufacturera, la construcción, el comercio, los transportes y las comunicaciones, las actividades profesionales y administrativas e incluso la agricultura. Pero donde se nota el mayor impulso es en las actividades donde predomina el sector público, como Administración pública y Defensa, Educación y actividades sanitarias, sectores que reúnen a unos tres millones de afiliados. En los tres últimos meses este colectivo aumentó a un ritmo anualizado del 5% respecto a los tres anteriores y en noviembre ya suponía un 1,4% más que en 2012. Las tres cuartas partes del aumento de afiliados totales en los tres últimos meses se deben a estos tres sectores. Es decir, las Administraciones públicas, que los analistas preveíamos que continuarían reduciendo empleo mientras durase el proceso de ajuste del déficit, vuelven a contratar en términos netos y eso explica en su mayor parte que, según el indicador de afiliados a la Seguridad Social, ya se esté creando empleo, mucho antes de lo previsto.

Las Administraciones públicas vuelven a contratar y eso explica que ya se esté creando empleo

En la semana también se publicó el dato de octubre de perceptores de rendimientos del trabajo que las grandes empresas declaran a la Agencia Tributaria. Este colectivo todavía no aumenta, pero la media de los tres últimos meses, corregidos de estacionalidad, solo ha descendido un 0,2% en tasa anualizada sobre los tres precedentes. Habrá que esperar a la EPA del cuarto trimestre para tener una visión completa del comportamiento del mercado laboral en estos meses, pero a la vista de la información disponible, parece que el año acaba mejor de lo que se preveía.

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS).

Nuevo IPI

Coincidiendo con la publicación de los resultados de octubre, el INE ha introducido cambios importantes en el índice de producción industrial (IPI), incluyendo el acercamiento del año base a 2010 y actividades, muestra y ponderaciones nuevas. La muestra alcanza aproximadamente 11.500 establecimientos industriales, lo que permite obtener información fiable por sectores productivos y comunidades autónomas. Otra mejora es que, además de las series mensuales corregidas de días hábiles laborales, ahora se dan también corregidas de estacionalidad, lo que permite obtener variaciones mensuales o trimestrales en términos homogéneos. En tasa sobre el mes precedente, el dato de octubre no fue bueno, ya que retrocedió un 0,8%. Pero ello forma parte de los típicos dientes de sierra de estas tasas de variación. Elaborando una medida más tendencial, como la tasa trimestral móvil, la producción industrial se recupera lentamente y crece a un ritmo anualizado del 1%. Otros indicadores, como los PMI y los afiliados en el sector, corroboran esta modesta recuperación, que se concentra sobre todo en los productos terminados de consumo y de equipo.