Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en Francia por la pensión de oro del primer ejecutivo de Peugeot

Philippe Varin cobraría 21 millones de euros cuando deje el cargo

La patronal denuncia el caso a su comisión de deontología

El presidente de PSA, Philippe Varin, en una imagen de archivo.
El presidente de PSA, Philippe Varin, en una imagen de archivo. AP

El anuncio de que Philippe Varin, actual presidente ejecutivo de Peugeot-Citröen (PSA), cobrará una pensión de 21 millones de euros si decide jubilarse el año que viene, una vez sea sustituido al frente del grupo por Carlos Tavares, actual número uno de Renault, ha generado un escándalo mayúsculo en Francia. Gran parte de la clase política ha condenado la cláusula que garantiza una cómoda vejez al todavía patrón de Peugeot, que ingresaría un total de 310.000 euros netos anuales durante 25 años. La patronal MEDEF ha anunciado a través de su cuenta en Twitter que elevará el caso a su comisión ética y deontológica.

La cláusula secreta firmada por Varin con la familia Peugeot ha sido revelada por la Confederación General del Trabajo (CGT) en una nota que afirma que PSA ha provisionado ya en sus cuentas como gasto futuro los 21 millones de euros que le costaría el complemento de la jubilación de Varin, que si decide jubilarse el año que viene percibirá 26.000 euros netos mensuales.

El sindicato ha recordado que la empresa de automoción pasa por graves dificultades y acaba de congelar los salarios de sus trabajadores después de que los obreros hicieran una huelga de hambre de 43 días y de aprobar un plan que prevé ahorrar de 125 millones anuales.

El ministro de Industria, Arnaud Montebourg, ha afirmado que el montante de la pensión “es inapropiado y debe ser reconsiderado”, mientras su compañero Harlem Désir, primer secretario del Partido Socialista, ha sido bastante más duro: “Es una indecencia y una irresponsabilidad”, ha dicho.

La derecha ha mantenido dos posturas, una crítica y otra comprensiva: “Es simplemente indecente marcharse con una pensión como esa cuando se ha fracasado al liderar Peugeot y no se ha podido salvar un cierto número de empleos”, ha dicho el diputado de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Bruno Le Maire, mientras su compañero Bernard Acccoyer disentía y advertía del peligro de censurar esas prácticas: “Si seguimos dándoles golpes de todo tipo, acabaremos por no tener directivos en las empresas francesas”.

El Frente Nacional ha expresado su “estupor”, y ha criticado al presidente de la República, François Hollande, por no haber cumplido su promesa electoral de “acabar con la deriva de las grandes finanzas”. La formación de extrema derecha pide a Varin que renuncie a su pensión.

El centrista Hervé Morin, de la Unión de Demócratas e Independientes (UDI), sostiene que la pensión de oro “plantea como siempre el problema de los excesos del capitalismo”, y exige que las remuneraciones de los directivos, sus pensiones y ventajas fiscales sean “aprobadas en las juntas generales de accionistas para acabar con los amaños entre amigos”.

El aludido ha replicado con mucha calma a los ataques, diciendo que las reacciones adversas “se basan en falsas ideas”, pero sin desmentir ni aclarar las informaciones. “No cobraré ni ahora ni después la suma de 21 millones de euros”, ha dicho Varin, médico de profesión y nacido en Reims en 1952. En declaraciones a la radio France Info, el ejecutivo ha afirmado que se beneficiará de “una pensión complementaria por un montante neto anual de 300.000 euros”, una cantidad que equivale “a un tercio” de su salario actual.

PSA ha defendido el acuerdo alcanzado con su presidente, y ha recordado que cuando el grupo cotizaba en el índice CAC 40 de la Bolsa de París, Varin ganaba 1,3 millones de euros anuales, “el salario más bajo de la clasificación”, y que renunció a la parte variable del sueldo. Según el grupo, “tampoco es seguro” que Varin se jubile cuando deje el puesto actual.